LA ZURDA

Carmen París echa en falta más mujeres creadoras en la música contemporánea

  • Escrito por Marta Salguero
  • Publicado en La Zurda
Carmen París es vocalista, compositora, productora y arreglista; en resumen, una mujer creadora. Así se define esta cantante española, y aragonesa de adopción, que asegura en una entrevista con Efe que 35 años sobre los escenarios dan para mucho, también para hacer colaboraciones con otras mujeres porque quiere que ellas no sean sólo "intérpretes", como ocurre en la mayoría de los casos, sino creadoras. EFE/Javier Cebollada Carmen París es vocalista, compositora, productora y arreglista; en resumen, una mujer creadora. Así se define esta cantante española, y aragonesa de adopción, que asegura en una entrevista con Efe que 35 años sobre los escenarios dan para mucho, también para hacer colaboraciones con otras mujeres porque quiere que ellas no sean sólo "intérpretes", como ocurre en la mayoría de los casos, sino creadoras. EFE/Javier Cebollada

Carmen París (Tarragona, 1966) es vocalista, compositora, productora y arreglista; en resumen, una mujer creadora. Así se define esta cantante española, y aragonesa de adopción, que acaba de volver de su primera gira en América Latina, donde ha hecho un repaso de toda su carrera musical.

Treinta y cinco años sobre los escenarios dan para mucho, también para hacer colaboraciones con otra mujeres porque quiere que ellas no sean sólo "intérpretes", como ocurre en la mayoría de los casos, sino creadoras.

En esta entrevista con EFE, lamenta que en el panorama actual, la imagen se imponga a la música. "Es más fácil dedicarte a la música si eres mona y cantas más o menos bien", indica.

Pregunta.- ¿Se ha encontrado obstáculos en su carrera profesional por ser mujer?

Respuesta.- Si eres sólo intérprete es más fácil, sobre todo si te entregas al mundo de la apariencia. Si tú entras al juego de explotar tu físico, es más sencillo que si eres una creadora que propone un lenguaje diferente. Entonces, no es que sean obstáculos, sino que en el mundo de la música la mayoría de las mujeres son intérpretes. Hay pocas músicas, productoras, arreglistas... Somos muchísimas menos que ellos y, por tanto, a las que estamos, nos cuesta más.

P.- ¿Por qué cree que ocurre esto?

R.- Vivimos en un mundo en el que se promociona la imagen, y más con los programas de talento de la tele. Yo entiendo eso en la moda, pero en la música debería importar más la música y las letras. Es más fácil dedicarte a la música si eres mona y cantas más o menos bien. Así como en la música clásica sí que hay muchas mujeres, no ocurre lo mismo en la contemporánea. No es sólo culpa de ellos, también es nuestra, porque las chicas miran los referentes femeninos. Si las cantantes de más éxito son tías buenas que bailan bien, eso es lo que las niñas quieren ser.

P.- Hace colaboraciones con otras mujeres creadoras, ¿se hacen así más visibles?

R.- Sí, lo último que hice fue una colaboración con una cantante marroquí donde hermanamos nuestras culturas, la cultura ibérica y la magrebí. Pero ahora tengo un espectáculo entre manos con Martirio y las cantantes gallegas Uxía y Uxía Pedreira que se llama Enredadas. En general, siempre estoy embarcada en estas aventuras porque quiero fomentar las música en las mujeres, que no sean solo intérpretes sino también creadoras.

P.- ¿Qué podría contarnos de esas mujeres?

R.- Son maravillosas, y la experiencia es muy enriquecedora. Por eso me encanta hacer ese tipo de proyectos que, además, la gente agradece.

P.- Sobre uno de los géneros que más trabaja, ¿cuál ha sido el papel de la mujer en la jota?

R.- Ha sido fundamental, en la jota y, en general, en todo el folclore. La mujer como educadora ha sido siempre a lo largo de la historia la transmisora de esas tradiciones. Han sido las madres y las abuelas las que nos enseñaban el folclore.

P.- ¿En su familia también fue así?

R.- Sí yo soy quien soy, es gracias a eso. Tanto mi padre como mi madre eran amantes de la música. Mi madre cantaba muy bien, y yo empecé a cantar con un año, cuando empecé a hablar, a la vez. Yo fui una niña prodigio pero no había 'talent shows' ni me llevaron a 'castings'. Gracias a Dios me pusieron a estudiar en el conservatorio, cosa que siempre he agradecido mucho. He tenido infancia, y mi madre desde pequeña me enseñó las jotas castellanas y mi padre las aragonesas.

P.- ¿Cómo es eso de que la jota es la madre del cordero?

R.- (Risas) La jota no es sólo un invento aragonés, la jota es la única música común a toda la península ibérica. Yo esa frase la decía de broma, pero ahora que estoy haciendo un proyecto en el que estoy investigando todas las jotas que hay en el mundo, he comprobado que en todos los países de América Latina y en Filipinas hay jotas; es sorprendente. No es sólo que haya vestigios, sino que muchos géneros hispanoamericanos vienen de la jota, como las jaranas del Yucatán. Al final va a ser verdad que la jota es la madre del cordero.

P.- Acaba de volver de su primera gira en América Latina, donde le conocen gracias a un disco con sólo voces femeninas, 'Entre todas las mujeres' (2003), un homenaje a Joaquín Sabina...

R.- Este disco ha funcionado solo sin hacer nada. He hecho mi primera gira en América Latina después de 35 años en los escenarios. ¡Me ha costado! He estado en Cuba, República Dominicana... y había gente que me conocía por ese disco.

P.- Zaragoza va a acoger en septiembre Vive Latino, el festival de rock de referencia en Latinoamérica, ¿qué le parece?

R.- Me parece muy bien, pero veo que hay mucha programación moderna y muy masculina. ¡Ojo! A mi tampoco me parece bien imponer cuotas. Pero para que haya mas o menos representación femenina, hay que pensar antes en ello, porque si programas lo que hay, lo que se lleva o lo que se escucha, te va a salir un cartel masculino. EFE.