HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Entre mentiras y farsas


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Como diría Nicolás Sartorius cuando la investidura de don Alberto Núñez Feijóo, asistimos a un debate de desinvestidura, otorgándole al señor Presidente del PP el título de líder de la oposición. Perdió las dos votaciones y actuó como tal. Su partido acompañado en todo momento de la ultraderecha de VOX, ha logrado dos cosas.

La primera no conseguir la mayoría suficiente, y en segundo lugar imposibilitarse para ampliar sus apoyos y quedarse encarcelados y paralizados, de querer engañar a todo el mundo durante todo el tiempo a base de mentir y montar escenarios de farsas para hacernos creer lo que no tienen, un líder que no les convence ni a ellos mismo y un proyecto para España.

La llegada al Congreso de los Diputados seguido por sus diputados, senadores y algunos alcaldes, era una especie de manifestación a modo de representación y juego dramático, de quien iba camino del matadero y partía como perdedor, como diciéndole, ¡anímate, anímate, Alberto, anímate!

No entendemos muy bien porque don Alberto Núñez Feijóo porque ese empeño en hacernos perder el tiempo, y sobre todo en presumir de ser los más constitucionalistas del País, cuando no la cumplen. Llevan cinco años sin renovar el Consejo General del Poder Judicial. Y se ha atrevido en sus intervenciones a afirmar que no comparte controlar la justicia. Entonces porque persisten en su actitud cerada. La pregunta clave sería ¿Por qué?

Ustedes mismos han dicho que fuera de la Constitución “no hay democracia” quiere decir que ustedes se reconocen fuera de ella al no cumplir ni con su letra ni hacer política con arreglo a su espíritu. No entienden que quien Gobierna es el que es capaz de aglutinar más apoyos.

Predican una cosa y hacen otra, y no han sido capaces de comprender que las cosas cambian, que los tiempos son otros, que no confían en España, ni en los españoles y españolas, ni en la pluralidad y en la diversidad de nuestro País, y cuando los demás no se someten a lo ellos piensan y desean, “España vive un deterioro institucional sin precedentes”, que es el que ellos intentan crear y alimentar a base de mentiras, insultos y descalificaciones.

Todos los días en una especie de promesa, mienten sin sonrojarse, aunque presumen de principios, valores y palabras, sin dejar de intentar engañar y engañarse como cuando dijeron y repitieron “Qué tenia a su alcance los votos para ser Presidente del Gobierno, pero no ha aceptado, porque no ha querido pagar el precio que le pedían por ello” ¡MENTIRA Y FARSA!

Señor Feijóo, usted ha renunciado a ser alternativa de gobierno y ya se ha tragado, que en el mejor de los casos, si le dejan los suyos, tendrá que conformarse con liderar la oposición, aunque usted mismo se promocionara y vendiera pregonando que “era un presidente de fiar” y ofreciera “un dialogo honesto y sincero”, pero no ha habido manera. ¿No será que hay muchos que le consideran un desleal institucional?

Eso sí, según ha informado Bendodo irá el próximo domingo día 8 de Octubre a la manifestación de Societat Civil Catalana contra la amnistía y el referéndum, a defender la Constitución y la igualdad de los españoles ante la ley, como “un ciudadano más”. Y nosotros que pensábamos que es lo que era. La pregunta que nos hacemos como hará para evitar una foto con Abascal y Ayuso que también asistirán.

Tenga usted cuidado que por muchos aplausos con los que le halaguen, hay quienes como dijo Oscar Puente, desde el minuto uno después de los resultados del 23 de Julio, le están preparando el finiquito, así ponga usted mucha atención y tenga cuidado con el fuego amigo, porque le veo camino de vuelta a Santiago de Compostela.

No es usted creíble, señor Feijóo, y si esta investidura fallida ha servido para algo, ha sido para que el conjunto de la ciudadanía vea en usted alguien incapaz de aglutinar al centro derecha y que tiene una loza encima de la que va a resultar muy difícil de liberarse, que es lo que representa la ultraderecha de VOX y que actúa como un freno constante para tener discurso propio, cuando además él se empeña en cambiar el disco y repite lo que le marcan sus socios.

Se cierra un momento en la liturgia de un nuevo Gobierno, en la que este País necesita dejar atrás el ambiente de confrontación y crispación que ha intentado generar el PP. y todo abre la puerta a una nueva etapa de un gobierno de coalición progresista, liderado por el socialista Pedro Sánchez.