HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Ideas en busca de un escritor


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

El proceso creativo de un escritor es una tarea laboriosa de búsqueda de ideas y de explorar el lenguaje la caza y captura de palabras que expresen lo que queremos decir. En el momento actual, tras la campaña electoral que ganó el PP tanto a nivel municipal como autonómico, hallábase perdido entre análisis, consecuencias de la participación y abstencionismo, importancia que habían podido tener los debates electorales, propuestas e ideologías, opiniones públicas y actuaciones privadas, populismos y sensateces, urnas y votos según los territorios, resultados, mayorías y coaliciones.

Pero entre tanto vocablo, notaba como las cosas habían cambiado, y habían conceptos y palabras que parafraseado la obra de Luigi Pirandello de “Seis personajes en busca de autor”, habían adquirido vida propia y andaban a la caza y captura de un escritor que las quisiera acoger y jugar con ellas. Incluso aquella mañana de lunes el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. había anunciado que convocaría Elecciones Generales para el domingo 23 de Julio de este 2023.

De pronto, llegaba a mi, como salida de una de las tiendas de mi barrio o huida de unos Grandes Amacenes, iba desesperadamente en mi busca para que como palabra no quedara ni en perdida ni en buscada, sino en un término de la que había encontrado a su escritor.

Quería jugar y lo intentamos, en un mundo de profundos contrastes, en una sociedad de grandes desigualdades, en un sistema donde el mercado dicta lo que lo que interesa y lo que no, donde todo se compra y se vende, resultaba complicado y difícil plantear y reflexionar sobre que es lo que nos convenía más como seres de este planeta azul, qué es lo que debía impregnar nuestras existencias, cual tenía que ser la guía y motor de nuestras vidas, hacia donde habíamos de dirigir nuestros pasos.

Ese gran poeta andaluz, siempre vivo y presente, Antonio Machado, nos decía, “preguntad primero: después …escuchad”, y es que no debemos precipitarnos sobre las situaciones, los objetos y las personas, ya que con frecuencia podemos otorgar un mérito a lo que sólo tiene un coste y es como el mismo como él mismo decía :”todo necio confunde valor y precio”

La realidad social, nos plantea nuevos problemas que requieren otro tipo de personas, demandando a los educadores la formación de nuevos ciudadanos críticos, libres, tolerantes y solidarios. Desde la institución educativa, los profesionales dentro de una pedagogía moderna, activa y personalizada, intentan estimular una serie de valores que chocan fuertemente con la influencia que nuestros jóvenes ciudadanos reciben de todo el entorno social y mediático.

Nuestra escuela debe intentar incentivar la amistad, el amor, la ecología, la justicia, la libertad, la paz, el respeto y la responsabilidad, allí donde la televisión o las redes sociales nos presentan como elementos a imitar la rivalidad, el odio, la devastación, la guerra, la ofensa y la irresponsabilidad.

Mientras la confianza en nosotros mismos, la cooperación, la libertad, la seguridad, la normal relación con los otros, la espontaneidad, la creatividad y la curiosidad son objetivos deseables de nuestro protagonismo vital, la sociedad consumista y competitiva se encarga de inocularnos los virus de la inseguridad, el individualism, el despotismo, la artificiosidad, el dirigismo y el necio predictismo.

Con esto no pretendemos decir que los valores han desaparecido en nuestra sociedad, ni tan siquiera sustentar que no existe aquello que no tiene un precio fijado en el mercado, en la bolsa de valores, en la plaza mundial de los intereses multinacionales, ni que el bombardeo permanente de estímulos nos lleve continuamente a la perdida de nuestra identidad y autonomía, a que la máxima de nuestra existencia no es el ser sino el tener, a que más vale la cantidad que la calidad, que el Dios dinero todo lo puede, que el éxito es una met, caiga quien caiga y cueste lo que cueste, y que la forma importa más que el fondo.

Si en una sociedad que no sabe hacia donde va, si en una comunidad donde existe una crisis de valores, si las preguntas sobre las dudas que nos asaltan no suelen tener respuestas, abramos las puertas a la esperanza, miremos con ilusión a la luz que existe al fondo del túnel y tal vez merezca la pena seguir luchando por nuestros compromisos, por defender las causas de los vulnerables y desposeídos.

Quizás lo importante sea ponernos en el lugar de los otros, ser sensibles hacia los problemas e injusticias globales del mundo, decir no a la supremacía de unas culturas sobre otras, de unos modos de pensar sobre otros, de unos sistemas ideológicos, religiosos y raciales sobre otros, como decía Ernesto Che Guevara : “Ser siempre capaz de disentir, en lo más hondo, de cualquier injusticia contra cualquiera en cualquier lugar del mundo”

La palabra precio se escapó de mis juegos literarios y continuo su camino en busca de otro escritor, mientras yo volví a mi estado habitual buscando una idea y las palabras adecuadas para desarrollarla. ¿Lo conseguiría o lograría dejarme conquistar por otra que me dejará que hiciéramos juntos otro camino?