HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La seguridad en los pequeños municipios


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

La típica i tópica imagen de la patrulla de la Guardia Civil, dando vueltas por todos los pequeños pueblos, dio paso a las de los Mossos d’Esquadra, en Cataluña. Un cuerpo de policía integral, desplegado a nivel comarcal que patrulla por todos los municipios, siguiendo ritmos y frecuencias, en función de supuestas necesidades.

No acaba de funcionar. Ahora, en Cataluña, tenemos a los Mossos, a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, pero cada cuerpo se ocupa de funciones muy concretas, y son los Mossos los que realmente van a los pequeños pueblos. Con una plantilla global de 18.000 agentes, su despliegue se hizo por comarcas, con una gran comisaría en cada capital, para desde allí mandar patrullas a cada municipio.

En teoría, el despliegue era correcto, 30 años atrás, pero van apareciendo problemas y carencias que obligan a repensar el modelo. Hay dudas, hay desaciertos, hay improvisación en un tema que debería contar con amplios consensos. No los hay, y la fuerte politización del cuerpo durante muchos años, ha producido desequilibrios internos, difíciles de corregir. Tampoco ayuda la mediocridad del Consejero de Interior, Joan Ignasi Elena.

¿Qué sucede en los pequeños pueblos? Pues que la simple presencia de una patrulla, en cualquier hora del día o la noche, no permite solucionar problemas de incivismo, estacionamiento indebido, alguna reyerta puntual, algún incumplimiento de las ordenanzas, fiestas ilegales, etc.

El progresivo deterioro del civismo, obliga a actuar en momentos puntuales del día, y no tener la policía cerca, requiere llamar a la comisaría de la capital, pedir la presencia de una patrulla y si hay alguna libre, esperar a que llegue. Cuando llega, es posible que ya todo esté en otro nivel, para bien o para mal.

No se puede confiar en la pronta presencia, porque se requiere tiempo y disponibilidad, cosa que no siempre ocurre. ¿Cómo resolver esta situación? No la veo posible si confiamos solo en los Mossos. Aunque amplíen plantilla, nunca podrán cubrir, muchas de las necesidades de los pequeños pueblos.

Así que hay que buscar soluciones más imaginativas. La que propongo consiste en mancomunar la policía municipal de la capital comarcal. Es decir, llegar a amplios acuerdos, entre los pequeños o medianos municipios de una comarca, para financiar entre todos, el incremento de plantilla de la capital.

Muchos de los problemas de los pequeños municipios, serían mejor resueltos por policía municipal, antes que por policía “nacional”. En este apartado, pienso en incivismo en la tenencia de animales de compañía, en estacionamientos indebidos, en aplicación de ordenanzas relativas a terrazas, ruidos, malas prácticas, etc.

Disponer de la policía de la capital, permitiría tener patrullas conocedoras de cada pueblo, de manera que sabrían interpretar y resolver conflictos, de forma rápida y adecuada. Y dejaríamos para los Mossos d’Esquadra, los problemas de mayor envergadura.

No tiene lógica ni justificación tener que llamar a una patrulla para imponer dos o tres sanciones a vehículos mal aparcados. Pero, hay que hacerlo, sino el problema va empeorando. Lo mismo para los propietarios de animales sueltos, o para otros casos de incivismo.

La actual situación no es sostenible ni eficiente. Hay que buscar otra, si alguien tiene otra mejor, que la exponga, pero ésta es la que pienso proponer en futuras reuniones de municipios pequeños. Que todos opinen, y propongan alternativas.

 

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.