SUSCRÍBETE

Todos los contenidos de nuestro sitio son propiedad de sus respectivos creadores intelectuales o de EL OBRERO, y por consiguiente cualquier uso de los mismos está sujeto a la aprobación previa de EL OBRERO. El extracto informativo de los contenidos de nuestro sitio está autorizado siempre que se cite la fuente de procedencia. Las opiniones vertidas por los autores y las autoras, así como la información relativa a sus perfiles, serán de su exclusiva competencia y responsabilidad. EL OBRERO no se hace responsable de lo que los autores y autoras escriban.

La vía canadiense

En el año 2000 fue aprobada en Canadá la Ley de Claridad, que ponía límites a los plebiscitos de independencia de la francófona Quebec. El Tribunal Constitucional y dicha Ley aclaraban que una declaración unilateral de independencia no sería compatible con el derecho internacional. Además, establecía los siguientes principios y precondiciones:

Carta abierta al diputado Pablo Iglesias

Señoría: Perplejo me hallo ante el grito “Viva Cataluña libre y soberana” lanzado al aire barcelonés en la última Diada, efecto, sin duda, del clima político imperante, de la emoción del evento y de la devota lectura de “Victus”, novelesca versión de la ficción nacionalista de los hechos de 1714.

El “procés” y sus fantasmas

Ahíto estoy del “procés”, nombre de reminiscencias kafkianas, que algún fontanero de la Generalitat ha escogido para designar la operación de separar, de modo unilateral, Cataluña de España. Aunque por el procedimiento con que se va a consumar la secesión -la “desconexión”- más bien parece obra de un electricista.

Poner el contador a cero

Este sábado al mediodía los socialistas hemos celebrado un acto con la presencia de Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. Un acto necesario, emotivo, de unión y comprometido con la libertad, la legalidad y el respeto a los derechos. Un acto en el que los socialistas hemos vuelto a decir, una vez más, que no nos resignamos a ver como dos trenes chocan sin remedio. Hemos dicho bien alto y claro que, aunque sean momentos muy complicados, existe y está más vigente que nunca una vía de entendimiento para salir del inmenso atolladero en el que estamos metidos.

Sin garantías, con nosotros que no cuenten

La convocatoria del 1 de octubre carece de cobertura legal. Tanto la ley del referéndum como la llamada ley de transitoriedad y fundacional de la república catalana, aprobadas por el Parlament de Catalunya atropellando los derechos de la oposición, han sido suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Nueva condena simbólica del franquismo

La propuesta de nulidad de las sentencias políticas del franquismo, que debería hacer el Gobierno según la Proposición No de Ley aprobada por el Congreso de los Diputados a iniciativa del Grupo Socialista, tiene un carácter simbólico de condena de la dictadura. El problema es que el PP ha votado en contra (y por otras razones ERC y Bildu) y Ciudadanos se ha abstenido, con lo que no se consigue consenso parlamentario.

Sin ley y respeto a los tribunales no hay democracia

Las leyes ni pueden ni deben regular sentimientos. Y el proyecto independentista encarna sobre todo un sentimiento. Y ya que la legalidad no entiende de sentimientos, la política puede y debe hacerse cargo de ellos. Reconociendo su existencia, respetando su expresión y tratando de encauzarlos de forma que fortalezcan la cohesión social, que no la debiliten.

¿Por qué no un referéndum sobre la independencia?

El referéndum que pretende convocar el gobierno de la Generalitat es un referéndum solo para independentistas, diseñado por ellos, organizado por ellos, con el único objetivo de alcanzar la independencia. Llevan meses haciendo campaña por el sí cuando ese mal llamado referéndum no está convocado siquiera.

Ripoll como síntoma

Ahora hace justamente un año estuve en Ripoll unos días. Me volví a a Barcelona asustado. No conocía Ripoll, y encontré una población de la Catalunya profunda que vive al margen, no ya de Barcelona, de España y de Europa, sino al margen mentalmente de la galaxia que habita la especie humana. Era como un pequeño planeta prohibido, cerrado sobre sí mismo y rotando por su cuenta.

Banner 468 x 60 px