#28A

Todos los contenidos de nuestro sitio son propiedad de sus respectivos creadores intelectuales o de EL OBRERO, y por consiguiente cualquier uso de los mismos está sujeto a la aprobación previa de EL OBRERO. El extracto informativo de los contenidos de nuestro sitio está autorizado siempre que se cite la fuente de procedencia. Las opiniones vertidas por los autores y las autoras, así como la información relativa a sus perfiles, serán de su exclusiva competencia y responsabilidad. EL OBRERO no se hace responsable de lo que los autores y autoras escriban.

Amo a España

Ya sabemos que el 28 de Abril de 2019, celebraremos Elecciones Generales, así lo anunció el Presidente Pedro Sánchez, el pasado viernes día 15 de febrero. Como ciudadano, demócrata, patriota y socialista “Amo a España”, un País plural y donde quepamos todo, inclusivo y respetuoso, no una tierra excluyente, en la que algunos se apropien de la misma y defiendan que solo caben ellos.

Una lectura en clave social del secesionismo catalán

Una lectura en clave social del secesionismo catalán Se atribuye al político catalanista (y más tarde franquista) Francesc Cambó una frase que vino a grabarse a fuego en el frontispicio de Solidaritat Catalana, aquella coalición electoral que formaron desde los carlistas a los republicanos nacionalistas a principios del siglo XX, que expresaba con precisión la ingenuidad y la mala fe que guiaba los actos de aquellos burgueses: “gracias a Solidaritat Catalana ya no hay patronos ni trabajadores, ¡ahora todos somos catalanes!”. La tosquedad del clasismo que encierra solo fue igualada años después por un ministro de Franco en la inmediata postguerra, cuando declaró: “nosotros (el Régimen franquista) hemos acabado con la lucha de clases en España”. Ingenuidad y mala fe a partes iguales.

Manifiesto del Partido Comunista

Un 21 de febrero de 1848, hace ahora 171 años, se publicaba el Manifiesto del Partido Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels. Una crítica a la sociedad y un programa de acción que marcaron el siglo XX e inspiraron muchos regímenes, desde la Revolución rusa en adelante. Desde su frase inicial "un espectro se cierne sobre Europa, el espectro del comunismo", hasta la convocatoria final: ¡Proletarios de todos los Países, uníos!, es un canto hacia la igualdad y la justicia social.

¿Vive la izquierda española en el limbo de la utopía?

El término utopía aparece como “la búsqueda incansable de la Humanidad desde el comienzo de los tiempos de un lugar o sociedad ideal” y a pesar de su carácter no real, permite reconocer los ideales de una sociedad o comunidad en un momento concreto de su singladura histórica así como los obstáculos que impiden cristalizar su sueño idílico. La utopía así concebida, sería el camino para alcanzar un sueño que llevaría implícito en su potencia la facultad de devenir en acto concreto (en el camino está la meta), pero para alcanzar la utopía, es preciso transitar por la senda marcada por el pragmatismo político: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.

Reflexionar y gobernar

Se ha perdido una gran oportunidad. Durante semanas hemos situado desde el Sindicato la importancia que tenían los Presupuestos Generales del Estado que presentaba el Gobierno de Pedro Sánchez, de cara a la recuperación de derechos y el reparto de la riqueza. Vimos con buenos ojos su presentación y hemos defendido la necesidad de iniciar un camino de reparto de la riqueza que se viene acumulando en los últimos años. Bien es verdad que los Presupuestos eran unas cuentas que podían mejorarse en la tramitación presupuestaria. Sin embargo, representaban un cambio, y eran el punto de partida para dejar atrás las políticas de austeridad y recortes. Hoy han vuelto a poner piedras en ese camino.

Del monte a las cavernas

Palabras y silencios. Confrontaciones y diálogos. Crispaciones y serenidades. Como persona., demócrata y socialista confieso que estoy seriamente preocupado y me pregunto ¿Qué está pasando en el mundo y como consecuencia qué ocurre en nuestro País?

¡No pasarán!

La desafección política de la sociedad española motivada por los sangrantes casos de corrupción del PP (cuyo paradigma sería la sentencia del Caso Gürtel), generó un tsunami popular de denuncia del actual déficit democrático, social y de valores originando un “caos constructivo” que facilitó la presentación de una moción de censura por parte de Pedro Sánchez, quien tras lograr el apoyo del resto de partidos de la oposición consiguió finiquitar el Gobierno de Rajoy y abrir un horizonte limitado en el tiempo para intentar implementar una nueva cartografía socio-política del Estado español.

La verdad como víctima

Según algunas fuentes, durante la Primera Guerra Mundial el senador estadounidense Hiram Johnson pronunció una frase que continúa siendo de una gran actualidad: “La primera víctima cuando llega la guerra es la verdad”. Aunque otras fuentes aseguran que su origen es mucho anterior y que fue pronunciada por el dramaturgo griego Esquilo.

Banderas que todo lo tapan

El domingo, toca patria; todos unidos, en la capital de España, bajo la bandera nacional; el resto de la semana se imponen la bronca, el insulto y la deslealtad. Así entiende el Partido Popular (y los partidos que le siguen) la actividad política cuando sus miembros deben dejar la bancada azul, que creen de su exclusiva propiedad.

Los anticonstitucionalistas de Colón

El hecho de estar en juego la Constitución, según quién la mencione, merece el recordatorio de que las fuerzas políticas convocantes son, o descienden, de los defensores de los principios que caracterizaron el mantenimiento de los idearios franquistas. Anticonstitucionales. Valores que son la esencia de la cúpula del clero español. Pederastias o complicidades con el genocidio franquista aparte. Esa corriente eclesiástica es una fervorosa defensora de la exaltación de los líderes de semejante masacre de la historia de España. A la defensa de los derechos de las mujeres, de las minorías en riesgo de exclusión o al respeto de la expresa aconfesionalidad de la Constitución Española, no le dedican más que improperios desde los púlpitos. Esa gente se cree legitimada a defender el saqueo que produjo el Movimiento Nacional aún antes de la victoria del 39. Porque esencialmente la corrupción que sufrimos proviene de aquellas prácticas violentas.

Proclamación y fin de la Primera República

Han transcurrido 146 años. Veintidós meses duró la Primera República española. Todo había comenzado el lunes 11 de febrero de 1873, cuando el diario La correspondencia de España dio la noticia de que el rey Amadeo I de Saboya había abdicado. Inmediatamente los federales se agolparon en las calles de Madrid, pidiendo la proclamación de la República.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px