La nueva Comisión Europea mantiene que la crisis catalana es un tema interno español

La nueva Comisión Europea (CE) que dirige Ursula von der Leyen considera que la situación en Cataluña "es un asunto interno de España que tiene que abordarse de acuerdo con su orden constitucional", con lo que mantiene la posición del Ejecutivo de su predecesor, Jean-Claude Juncker.

"En este tema nuestra posición es bien conocida y no ha cambiado", dijo el portavoz comunitario Christian Wigand preguntado por la postura de la Comisión que empezó a funcionar este domingo y por la carta enviada por 41 eurodiputados a Von der Leyen para pedirle una mediación europea en la situación.

El portavoz dijo que la presidenta "responderá, como siempre, y a su debido tiempo". Un grupo de parlamentarios europeos, encabezados por Diana Riba, eurodiputada por ERC y esposa del exconsejero de la Generalitat en prisión Raül Romeva, enviaron el 27 de noviembre la misiva en la que ofrecen un relato de acontecimientos desde octubre de 2017, cuando tuvo lugar un referéndum independentista ilegal.

En la misma reclaman que los líderes políticos europeos no "permanezcan en silencio" asumiendo la crisis política en Cataluña como un "asunto doméstico" y defiendan los "derechos humanos" en Europa.

En concreto, solicitaron a Bruselas que medie o apoye una "mediación internacional" para buscar una "solución política en Cataluña" que facilite "los necesarios cambios legales en el sistema legal español".

Además, reclamaron que se garantice que "los derechos humanos fundamentales están protegidos en España" y también que tomen nota de las organizaciones internacionales que han pedido la puesta en libertad de los políticos condenados por el "procés". Los europarlamentarios que firmaron la misiva son mayoritariamente del grupo de Los Verdes y del grupo de la Izquierda Unitaria.