Los hipotecados fueron de los que más aportaron al ahorro durante la crisis

Los propietarios de vivienda con hipoteca suponen buena parte del aumento de la tasa de ahorro, que subió 9,5 puntos durante la recesión entre 2007 y 2013, muy ligada a la mayor preocupación de los hogares, para caer 2 puntos durante la posterior recuperación de 2013 a 2016, según un artículo del Banco de España publicado este lunes.

Los propietarios con deudas pendientes supusieron el 68 % del alza frente al menor aporte de los propietarios sin préstamo o de los que vivían de alquiler, según el estudio que analiza las contribuciones de distintos grupos de población al aumento de la tasa de ahorro durante la crisis según el régimen de tenencia de vivienda.

La precaución ante una posible caída de renta que impida atender los gatos fijos que conlleva una hipoteca "haría que estas familias ajustasen proporcionalmente más su gasto que el resto de los hogares", según la fuente.

El artículo señala que la contribución al aumento de la tasa de ahorro de 2007-2013 fue similar entre los grupos por nivel educativo, si bien el de menos estudios —que normalmente dispone de menos recursos— contribuyó relativamente más a la caída posterior.

La contribución por edad fue más acusada entre las generaciones que tenían menos de 45 años en 2007 (80 %), que tuvieron también cierto peso en la caída del ahorro entre 2013 y 2016 (un 20 %), según la fuente.

Aunque la mayoría de hogares contribuyeron tanto al aumento de la tasa de ahorro entre 2007 y 2013 como a su posterior caída entre 2013 y 2016, concluye el Banco de España, los que más lo hicieron muestran la relevancia del ahorro por motivo de precaución en la economía española.

Y en ese ahorro, el artículo cita al tipo de contrato como importante fuente de incertidumbre en el mercado laboral español, donde los trabajadores con un contrato temporal tienen más probabilidad de ser despedidos, lo que se refleja en sus niveles de gasto y ahorro.

Así, analiza que, al acercarse el fin del contrato temporal, el gasto disminuye hasta un 8 % dos trimestres antes de la conversión y se incrementa un 23 % entre ese momento y el trimestre en el que contrato se convierte en indefinido.

Sin embargo, durante la crisis, el ahorro por un motivo de precaución se observó incluso entre los trabajadores con contrato indefinido, añade. La existencia de un motivo de precaución, concluye el análisis, ligado a la incertidumbre sobre el empleo, puede explicar una parte significativa tanto del aumento del ahorro de los hogares españoles durante la crisis como de su posterior reducción.

La tasa de ahorro de las familias aumentó desde el 5,6 % de la renta disponible en 2007 hasta el 11,3 % en 2009 para mantenerse en torno al 10 % en 2010 y 2011, cuando empezó a caer hasta el 5,9 % de cierre de 2018, añade el estudio.