Sigue la acampada de la plaza Universitat tras desconvocarse el paro estudiantil

Los estudiantes acampados en la plaza Universitat de Barcelona mantienen este domingo su protesta, un día después de que el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) desconvocase la huelga indefinida en las universidades catalanas, paro que mantenía tras hacerse publica la sentencia del "procés".

Este sábado una persona fue detenida en el campamento y otras 117 fueron identificadas por los Mossos tras recibir la denuncia de una empresa constructora por el robo de 30 vallas y un lavabo portátil, material que estaba siendo utilizado por los acampados.

Fuentes de los estudiantes han informado a EFE de que, aunque se haya desconvocado el paro estudiantil, tienen intención de seguir con su acción "porque ir a clase y estar acampados no es incompatible".

Los estudiantes han señalado que, tras la actuación de los Mossos, unas doscientas personas siguen participando en la acampada. Las citadas fuentes han precisado que, todos los días, a última hora de la tarde, los estudiantes celebran una asamblea en la que debaten sobre la continuidad de la acampada.

La de este domingo tendrá lugar a partir de las 19:00 horas. La continuidad de la acampada ha obligado a los organizadores a modificar el trayecto de la "Cursa dona", en la que miles de mujeres ataviadas con chalecos rosas han recorrido el centro de Barcelona para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer de mama.

Estudiantes de universidad y formación profesional iniciaron esta acampada el pasado 30 de octubre en la plaza de Universitat, después de hacerse pública la sentencia del "procés". La protesta de los estudiantes ha bloqueado desde entonces la circulación por la Gran Vía de la ciudad entre las calles Aribau y Balmes, así como los acceso a Pelai y Ronda de Sant Antoni.

Barcelona Oberta, organización que agrupa los ejes comerciales y turísticos de la ciudad, pidió esta semana el desalojo "inmediato" de la acampada y lamentó la "inestabilidad" que sufre la actividad económica en la capital catalana desde la publicación de la sentencia el 14 de octubre.