Únete a EL OBRERO

Vox, de la modestia a la ambición

  • Escrito por Belén Gil Orantos
  • Publicado en Nacional
MADRID, 08/11/2019.- El líder de Vox, Santiago Abascal (2i), junto al portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros (i), el secretario general de la agrupación, Javier Ortega Smith (2d), y la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, este viernes, durante al acto de cierre de campaña del partido en la Plaza de Colón de Madrid. EFE/ Juan Carlos Hidalgo MADRID, 08/11/2019.- El líder de Vox, Santiago Abascal (2i), junto al portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros (i), el secretario general de la agrupación, Javier Ortega Smith (2d), y la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, este viernes, durante al acto de cierre de campaña del partido en la Plaza de Colón de Madrid. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

Vox partió hacia el 10 de noviembre con el reto de mantener los resultados de abril, pero los acontecimientos del último mes le han dado aire y convertido en actor protagonista y sus modestas pretensiones iniciales se han transformado en ambición y grandes expectativas al cierre de campaña.

Como ya ocurrió en las elecciones del 28 de abril, el partido de Santiago Abascal ha ido escalando poco a poco mayores cotas y su consolidación este domingo como uno de los grandes parece más que asegurada.

La duda es si será capaz, esta vez sí, de cumplir los augurios y si está tan fuerte como apuntan las encuestas, que les sitúan como tercera fuerza política y les han llegado a dar hasta 55 escaños.

Pero dada la experiencia de abril, cuando su entrada en el Congreso con 24 diputados se vio casi como un fracaso, Abascal ha repetido una y otra vez durante la campaña que no cree en los sondeos.

Ha querido así curarse en salud, aunque se ha mostrado convencido de que van en ascenso con su enérgico discurso a favor de la unidad de España y en contra del independentismo catalán y sus polémicas medidas contra la inmigración ilegal.

Mitin tras mitin -la mayoría multitudinarios-, entrevista tras entrevista y tuit tras tuit, Vox ha exigido la restauración del orden público y la declaración del estado de excepción en Cataluña, la ilegalización de los partidos separatistas y la detención del presidente de la Generalitat, Quim Torra, al que llama "capo de los CDR".

También ha propugnado el fracaso del Estado de las autonomías y la devolución inmediata de los inmigrantes ilegales, incluidos los menores extranjeros, a los que el partido de extrema derecha ha vinculado con la delincuencia y las agresiones sexuales.

Afirmaciones que Santiago Abascal repitió en el debate a cinco en televisión sin que el resto de candidatos a la presidencia del Gobierno le rebatiesen.

Esto le permitió amplificar sus mensajes a una audiencia mucho mayor que la habitual y estrenarse en este tipo de prueba con victoria, según los expertos en comunicación, y, según el propio líder de Vox, que el resto de partidos se hayan puesto "histéricos" y acrecentado los ataques contra ellos.

"Ahora todos están contra Vox", ha llegado a decir no sin satisfacción. Pero sea cierto o no, lo que sí ha quedado demostrado en esta recta final de la campaña electoral es que Abascal y los suyos están, otra vez, en el centro de todas las miradas.

Cataluña, la inmigración y el debate del lunes lo han hecho posible. Vox ha sabido aprovecharlo o, al menos, eso parece. El domingo se verá si con éxito.