¡Únete!

Unidas Podemos contra las "pasiones" nacionales en el 10N

  • Escrito por Lourdes Velasco
  • Publicado en Nacional
El candidato a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones por Unidas Podemos, Pablo Iglesias (d) / EFE / ARCHIVO El candidato a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones por Unidas Podemos, Pablo Iglesias (d) / EFE / ARCHIVO

Podemos mantiene desde 2015 que la receta contra la crisis catalana es el diálogo y un referéndum pactado, una propuesta que lo diferencia del resto de partidos de ámbito estatal y que, reconocen en la formación morada, le puede pasar factura en el 10N si el electorado se instala en lo pasional.

"En esta campaña del mes de octubre solamente se va a hablar de dos cosas: de Cataluña y de la momia", decía este martes Pablo Iglesias en un mitin en Zaragoza en el que asumía que, junto a la exhumación de Franco, estas elecciones van a estar marcadas por la sentencia del "procés", la respuesta independentista y los disturbios en Barcelona.

En Podemos no van a rehuir el debate. Frente "al electoralismo de los otros", van a defender les cueste lo que les cueste que la búsqueda de un encaje nuevo de Cataluña en España es el único camino para evitar que el conflicto se enquiste y crezcan los independentistas.

Y denuncian que los independentistas y los partidos de la derecha se dirigen a un "choque de trenes" que solo se puede evitar desde el diálogo. "Al PSOE le corresponde aclarar si está con Casado y Rivera o en otro camino", afirmó el miércoles Pablo Iglesias en La Moncloa tras el encuentro con el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

El candidato de Podemos pide contemplar los indultos a los independentistas condenados a entre 9 y 13 años de prisión y ha recordado que en España se aplicó esa medida "a terroristas como Vera y Barrionuevo y a Armada, autor del golpe de Estado del 23F".

También ha dejado claro Pablo Iglesias que no apoyará la suspensión de la autonomía catalana mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución ni otras medidas "represivas" extraordinarias.

En el partido morado son conscientes del riesgo que les entraña defender una postura "serena" y de reconciliación en un momento en el que se apela a "lo nacional" y a "las tripas", pero recuerdan que su postura ha sido clara siempre y que su electorado más españolista ya sabe que "Podemos no está por la confrontación".

No obstante, el partido se esforzará en explicar su posición. Podemos presume ahora de defender la misma posición sobre Cataluña en todos los territorios gracias a la sintonía con los comuns de Ada Colau y Jaume Asens.

No siempre fue así. En 2017 fueron sonados los desencuentros con el entonces secretario general de Podem Catalunya, Albano Dante Fachín, que llamó a participar en el 1-O y fue desautorizado después de que tres diputados de la formación morada no se opusiesen a la declaración unilateral de independencia votada en el Parlament.

Como en las elecciones generales de 2015, 2016 y también las del 28 de abril, Podemos propondrá el 10N un referéndum que, según ha apuntado Iglesias en alguna ocasión, tendría que tener una pregunta clara y con tres opciones: la del sí, la del no, y una tercera vía que plantee que Cataluña es una nación que puede tener un encaje en España con mayores niveles de autogobierno.

Sin embargo, en julio quedó claro que esa propuesta ya no es una línea roja para los de Iglesias porque, en el marco de las negociaciones con el PSOE, Podemos renunció al referéndum para favorecer un acuerdo que de todos modos no se logró.

Izquierda Unida, la otra pata de la coalición, también apuesta por una solución política que, sobre la base del diálogo, normalice la situación y haga posible un nuevo modelo territorial reflejo de la plurinacionalidad del Estado.

Y Más País, el partido de Íñigo Errejón, no hace mención a la situación catalana en su programa electoral, aunque ha buscado un candidato desconocido pero soberanista para su lista por Barcelona.

A Podemos le hubiera gustado centrar la campaña en cuestiones del día a día como la precariedad, las pensiones, la desigualdad o el poder de las eléctricas. Pero el conflicto en Cataluña no pasa, y por eso Pablo Iglesias buscará tener presencia en este territorio.

Barajó un acto en Barcelona este fin de semana que finalmente ha descartado, pero es más que previsible que acuda a la capital catalana dos veces, una en campaña y otra en precampaña.