El juez pide a Interior la "cadena de mando" del operativo policial del 1-O

El juez que investiga las cargas de la Policía Nacional el 1-O en Barcelona ha pedido al Ministerio de Interior que le informe de la "cadena de mando" del operativo y de las reuniones en las que se planificó la intervención para impedir la votación.

En una providencia, el titular del juzgado de instrucción número 7 de Barcelona estima la petición de la acusación popular ejercida por el Ayuntamiento de Barcelona y requiere nueva información a la Secretaría de Estado de Seguridad y el Cuerpo Nacional de la Policía, con el fin de averiguar quién dio las órdenes de cargar en los colegios del 1-O.

El juez, que mantiene imputados a una cuarentena de agentes de la Policía Nacional por las cargas, ha citado a declarar como investigados para el próximo mes a ocho inspectores jefe del cuerpo, responsables de los dispositivos policiales en 27 puntos de votación de la capital catalana.

Con el nuevo requerimiento de información, el magistrado busca dilucidar quiénes fueron los responsables de ordenar las cargas del 1-O contra los votantes, una cuestión que no se ha podido aclarar hasta ahora, dado que los policías que han declarado han dicho que obedecían instrucciones de una jefatura de unidad de intervención, sin precisar quién la conformaba.

Concretamente, el magistrado ha reclamado al Ministerio y a la Policía Nacional que le detalle la "cadena de mando" del operativo policial del 1-O, la identidad de los funcionarios que lo integran y la categoría de los mismos.

También les reclama información sobre el funcionamiento de una aplicación informática de la Policía Nacional denominada "gestor de eventos" y de cómo fue utilizada en la jornada del referéndum del 1-O.

Otro de los requerimientos del juez son las actas que se levantaron en las reuniones previas que celebró la Policía Nacional para planificar el dispositivo que debía cumplir la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de impedir el referéndum.

El juez instructor imputó a ocho inspectores jefe de la Policía Nacional que dirigieron el operativo del 1-O, después de que la Audiencia de Barcelona le instara a investigar las "concretas órdenes" recibidas por los agentes que efectuaron las cargas en Barcelona.

Algunos de los mandos imputados ya comparecieron ante el juez para declarar en su momento por su actuación policial en los centros de votación, si bien ahora deberán acudir nuevamente al juzgado para dar cuenta de las órdenes que dieron a los agentes bajo su mando sobre el terreno en cada uno de los colegios de los que se hicieron responsables.