TV

Pedro Sánchez se reunirá en Biarritz con Boris Johnson y con el presidente del BM

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, mantendrá sendos encuentros bilaterales con el primer ministro británico, Boris Johnson, y con el presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, al margen de la cumbre del G7 que se celebrará a partir de este sábado en Biarritz (Francia).

Fuentes de Moncloa han precisado que en su encuentro con Johnson, quien realiza su primera gira internacional como primer ministro británico, está previsto que aborden la situación del "brexit".

Tanto la reunión con Johnson como la que mantendrá con Malpass se celebran al margen de la cena de líderes de la Cumbre del G7 que tendrá lugar el domingo y a la que está previsto que asista Sánchez, quien ha sido invitado personalmente por el presidente francés, Emmanuelle Macron, aunque España no es miembro de ese foro.

"Se trata de un reconocimiento a la participación activa y creciente influencia de España y del presidente en los grandes debates globales", según las fuentes, que han recordado que Sánchez podrá intercambiar impresiones con los principales líderes sobre los temas de la cumbre, como la igualdad de género, la transformación digital, cooperación con África o el combate a las desigualdades.

La ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, ya ha adelantado esta tarde, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el presidente español hablará en Biarritz "de preocupaciones que afectan al planeta en su conjunto como el cambio climático, la segregación, la igualdad de derechos y las diferencias de una crisis todavía sin resolver".

"España estará presente en la cena y hablará de las preocupaciones que afecten al planeta en su conjunto", ha precisado Celaá.

Además de los jefes de Estado del G7 (integrado por EEUU, Canadá, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Japón) también participarán en la cumbre los presidentes de la Comisión y del Consejo Europeo, así como mandatarios de otros países invitados.

La cita ha concitado un gran despliegue de seguridad en la frontera hispanofrancesa, donde se han desplegado cerca de 7.000 agentes de Policía, Guardia Civil y de la Ertzaintza, así como más de 12.000 efectivos franceses, para garantizar la seguridad del encuentro.