TV

La UDEF sospecha que los Pujol desviaron fondos a la nada "cooperante" Dubái

Los investigadores del caso Pujol, que se instruye en la Audiencia Nacional, sospechan que el expresidente catalán y su familia haya podido ocultar parte de los 290 millones de euros que se cree llegaron a acumular, en Dubái, una "jurisdicción tradicionalmente no cooperante".

La UDEF así lo hace constar en un informe remitido al juez del caso Pujol, José de la Mata, en el que analiza la presunta procedencia ilícita de la fortuna acumulada por la familia Pujol, que cifra en 290 millones de euros, y la operativa empleada para el blanqueo.

En ese informe, al que ha tenido acceso Efe, la Policía hace referencia a la hipótesis del desvío de fondos a través de inversiones en diversos países, entre los que se cree puede también figurar Dubái. Entre los colaboradores de esa labor de blanqueo y ocultación, la UDEF destaca el papel desempeñado por el imputado Bernardo Domínguez Cereceres en esta causa, "donde se le atribuye ocultar un patrimonio sustancial atribuible a JPF" (Jordi Pujol Ferrusola).

También cita el informe, en el marco de una pretendida colaboración con la familia Pujol para la ocultación de fondos, "las actividades profesionales" de Andreu Garrigó y "los contactos que le facilitó con lo que parece un experto en derivar capitales e inversiones a Dubái".

Según alerta la UDEF, todo esto "parecen cuestiones dignas de tenerse en cuenta, más aún cuando es posible que también los padres de JPF hubieran utilizado sus servicios, y que a esa jurisdicción tradicionalmente no cooperante se hayan dirigido capitales".

El empresario mexicano Domínguez Cereceres, socio del primogénito de los Pujol, fue puesto en libertad en julio de 2018 después de que el juez De la Mata ordenara su detención por supuestamente blanquear fondos de la familia Pujol mientras se instruía ya la causa sobre la procedencia de su fortuna.

Se le detuvo ante la sospecha de que hubiera confeccionado contratos de préstamo ficticios por un valor de 28,5 millones de euros con el objeto de ocultar la fortuna familiar de los Pujol y mantenerla fuera del alcance de la Justicia.

La UDEF cree además que en las inversiones hoteleras de Pujol Ferrusola "estaría sin duda presente el mexicano" y recuerda que durante la estancia en prisión del primogénito del expresidente catalán, este le manifestó a un preso colombiano con el que compartió centro penitenciario "que tenía capitales invertidos en hoteles en diversas jurisdicciones, entre ellas en España".

De la investigación, deduce que Domínguez es el gestor de facto de su parte de su patrimonio en el exterior y que JPF "necesita la aquiescencia de éste para mover el dinero". Con respecto a Garrigó el informe alude a su adscripción a la agrupación local de CDC en Montonés del Vallés siendo a la par representante de una compañía dedicada a la inversión financiera internacional, Clarfield International.

Según las pesquisas, Garrigó puso a JPF en contacto con otro profesional en materia de financiación internacional llamado Jesús Morente, a quien el hijo del expresidente catalán relacionó con una empresa llamada Dubai Properties en una de las agendas que le fueron intervenidas, de ahí que se tema que parte de los fondos hayan podido ser derivados a ese país al que califica de "no cooperante".

La Policía cuantifica en este informe "los ingresos pergeñados a través de JPF en provecho del núcleo familiar Pujol Ferrusola en la cantidad de 290 millones de euros" y lo enlaza con casos de corrupción como los del 3 %, el caso Palau, o el de las ITV, por el que fue condenado su hermano Oriol.

La UDEF, que vuelve a calificar en este informe el funcionamiento del clan Pujol de organización criminal, asegura que la "vocación de permanencia en el negocio ilegal" por parte de los investigados no puede ser más clara y destaca los 23 años de permanencia en el cargo del expresidente catalán y la proyección política que le dio a su hijo Oriol Pujol, condenado por el caso de las ITV.

"A juicio de esta Instrucción Policial, las conductas que van a ser expuestas delimitan claramente que desde antaño, la familia Pujol Ferrusola habría aprovechado su posición privilegiada de ascendencia en la vida politica/social/económica catalana, en pro de acumular un patrimonio desmedido por sus miembros, directamente relacionado con percepciones económicas fruto de conductas corruptas", dice el informe.

Desde el caso Banca Catalana, de "forma sistemática se han venido observando conductas conexas con la corrupción que si bien han venido cambiando en su desarrollo táctico y operativo, todas ellas han tenido contenido patrimonial, esencial para el posterior blanqueo de capitales", concluyen los investigadores.