SUSCRÍBETE

El Palau de la Música revive una década del expolio con circo y un documental

Fèlix Millet en una imagen de archivo / EFE Fèlix Millet en una imagen de archivo / EFE

El Palau de la Música revivirá mañana los diez años de la entrada de los Mossos d'Esquadra en este templo musical de Barcelona con el estreno del documental "Resurrecció", que da voz a las personas que vivieron el escándalo desde dentro, mientras el escenario acogerá un espectáculo circense.

Durante 55 minutos, en "Resurrecció" una veintena de personas relacionadas con el Palau de la Música relatan en primera persona cómo vivieron el descubrimiento del expolio a cargo del que fuera su presidente, Fèlix Millet, que alcanzó los 23 millones de euros y que supuso para la entidad unos gastos de cerca de 6 millones más.

Este documental se podrá ver por primera vez en abierto a través de la plataforma Palau Digital, y también será emitido por TV3 en horario de máxima audiencia dentro de su espacio "Sense ficció".

Al presentar el documental el pasado 12 de julio, el director general de la entidad, Joan Oller, reconoció que, al cumplirse la efeméride, "en el Palau teníamos la posibilidad de ignorarla o hacer un concierto de celebración, pero como podemos hacer contenidos digitales propios, hemos querido dar voz a las emociones sin rehuir los temas delicados".

Oller destacó la total "independencia" de los testimonios a la hora de expresarse y, así, Joan Llinares, que relevó a Millet al frente del Palau, habla del extesorero de CDC Daniel Osàcar como uno de los nombres que más aparecían en la documentación requisada, mientras una trabajadora desvela que mucha gente sabía que "pasaba algo".

En "Resurrecció", que alude al título de la Sinfonía número 2 de Mahler, intervienen también los directores de orquesta Gustavo Dudamel y Antoni Ros Marbà, el compositor Albert Guinovart y los políticos Jordi Martí y Lluís Noguera.

La irrupción de los Mossos en el Palu de la Música Catalana el 23 de julio de 2009, que destapó el saqueo perpetrado por Fèlix Millet y Jordi Montull a la institución, causó un terremoto con ramificaciones políticas, culturales y empresariales.

Un mes después del registro, Millet y su mano derecha Montull, confesaron haber saqueado 3,3 millones de euros del Palau, cifra que desde entonces no dejó de crecer, hasta alcanzar los 23 millones, gracias a la investigación de la Policía Nacional.

En el marco de la investigación -que se prolongó durante años y tuvo varios jueces al frente de la instrucción-, la Policía descubrió un desvío sistemático de fondos públicos y privados para todo tipo de gastos particulares de Millet y Montull, desde servicio doméstico a la boda de sus hijas y viajes de lujo, así como el pago de "mordidas" de Ferrovial a CDC.

Durante el juicio, que se inició en marzo de 2017, Millet y Montull admitieron, tras pactar con la Fiscalía, que hicieron llegar a CDC, a través del Palau, comisiones del 4% de la constructora Ferrovial a cambio de la adjudicación de obra pública durante la etapa en que Jordi Pujol presidía la Generalitat.

En su sentencia, notificada el 15 de enero de 2018, la Audiencia de Barcelona condenó a Millet a nueve años y ocho meses de cárcel -llegó a ingresar en prisión pero quedó en libertad a los 25 días tras pagar una fianza de 400.000 euros-, a Montull a siete años y seis meses, y al extesorero de CDC Daniel Osàcar a 4 años y cinco meses.

La Audiencia ordenó también decomisar 6,6 millones a CDC por el cobro de las "comisiones ilegales" a Ferrovial, tras concluir que el Palau sirvió para "enmascarar" mordidas de hasta el 4 % a cambio de que "altos responsables" del partido, no identificados, le aseguraran un "flujo constante" de adjudicación de obras públicas, en un "acuerdo criminal" que se mantuvo de 1999 a 2009.

Según la sentencia, para obtener obra pública durante los gobiernos de Pujol, Ferrovial y CDC pactaron comisiones de habitualmente el 4 %, de las que el partido se quedaba el 2,5 %, mientras que otro 1,5 % se lo embolsaban Millet y Montull, en un reparto que era acordado por las tres partes.

Más de un año después de la sentencia, Millet, Montull y Osàcar esperan en libertad que el Tribunal Supremo resuelva los recursos a la condena que le impuso la Audiencia de Barcelona.

Banner 468 x 60 px