SUSCRÍBETE

En Andalucía, dos más dos suman tres

  • Escrito por Enrique Bermúdez
  • Publicado en Nacional
CÓRDOBA, 22/07/2019.-. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante su intervención en el Consejo de Alcaldes del PP andaluz que se celebra hoy en Córdoba, donde ha expresado su deseo de que España cuente con un Gobierno "estable" pero "no a cualquier precio", ni que de "cheques en blanco a populistas e independentistas". EFE /Rafa Alcaide CÓRDOBA, 22/07/2019.-. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante su intervención en el Consejo de Alcaldes del PP andaluz que se celebra hoy en Córdoba, donde ha expresado su deseo de que España cuente con un Gobierno "estable" pero "no a cualquier precio", ni que de "cheques en blanco a populistas e independentistas". EFE /Rafa Alcaide

El Gobierno andaluz de PP y Cs cumple este 22 de julio medio año desde su toma de posesión y lo hace con el sosiego que da afrontar las vacaciones con un presupuesto recién aprobado, en lo que ha sido una demostración de que el pacto a dos bandas de enero (PP-Cs y PP-Vox) es necesariamente una suma de tres.

Los seis primeros meses del primer ejecutivo no socialista de la historia autonómica andaluza han combinado la sintonía que transmiten PP y Cs con las polémicas lanzadas por Vox y sus amenazas electorales, llevadas al extremo con la enmienda a la totalidad a las cuentas que retiraron in extremis tras una intensa negociación.

Ese acuerdo presupuestario, que abarca también las cuentas del 2020 que se empezarán a negociar tras el verano, ha dotado de una relativa estabilidad a la mayor parte de la legislatura, pero lo hace a cambio, entre otras cosas, del primer pacto a tres bandas entre PP, Cs y Vox, con sus logos encabezando el documento.

En lo que va de año, Cs ha intentado esquivar como podía a Vox y ahora, incluso después de ese acuerdo, se esmera en diferenciar los ámbitos defendiendo que han pactado como gobierno y no como partido. La postura en el PP es diferente, no tienen problemas en reconocer la alianza y no quieren que se "demonice" a Vox, con la postura de que "no es mejor ni peor que Adelante Andalucía".

La realidad es que el Gobierno bipartito ha necesitado a Vox para sacar adelante sus principales iniciativas en el Parlamento, como ha sido el caso del decreto de rebajas fiscales o los presupuestos, y lo seguirá necesitando para las leyes que quieran poner en marcha.

El Ejecutivo autonómico traslada un balance de "confianza", que argumenta en las cifras económicas favorables de estos meses, y de "estabilidad" gracias a la mayoría parlamentaria contando con Vox: "Este Gobierno tiene tres patas", según el portavoz, Elías Bendodo.

El semestre, especialmente convulso electoralmente por la doble convocatoria -generales y locales-, también ha dejado un panorama diferente al de las autonómicas del 2D, ya que en los comicios del 28 de abril el PSOE volvió a ganar en la comunidad, pero con medio millón de votos más que en las andaluzas, y Ciudadanos adelantó a los populares por primera vez.

El Gobierno de PP y Cs ha pretendido en todo momento "encapsular" esos procesos electorales y centrarse en el acuerdo programático. Entre sus principales logros está el acuerdo para renovar los órganos de extracción parlamentaria, entre ellos la dirección de la RTVA, que se ha hecho con unanimidad tras cinco años paralizado.

Una parte de la labor del Ejecutivo se ha centrado en "sacar a la luz" lo que ellos denominan la "nefasta gestión" de los anteriores gobiernos socialistas, denunciando que había medio millón de pacientes "ocultos" en listas de espera; un "colapso" en las listas de dependencia; la prescripción de ayudas otorgadas; los "agujeros" en Fomento; o la falta de ejecución de 27.000 millones de euros.

También han tenido que hacer frente a polémicas, la más reciente la de su consejera de Igualdad, Rocío Ruiz (Cs), que negó la brecha salarial entre hombres y mujeres en el sector público y fue poco después corregida por Bendodo (PP).

La oposición, que lidera el PSOE, suele centrar sus críticas en las "cesiones" a Vox en materia de violencia de género, que basan por ejemplo en la introducción del término "violencia intrafamiliar" en sus políticas, además de en inmigración o en memoria histórica.

Entre las principales tareas que tiene el Ejecutivo por delante se encuentran la financiación autonómica -reclamarán al Gobierno 4.000 millones más- y, en los próximos meses, la negociación de los presupuestos del 2020, para los que Vox ya ha avisado de que elevará las exigencias: "Tienen que ser los del verdadero cambio".

Banner 468 x 60 px