TV

Un 20 por ciento de los españoles quiere un Gobierno en solitario de Sánchez

Un Gobierno del PSOE en solitario con apoyos puntuales es la fórmula que más apoyos tiene de la ciudadanía, un 20 por ciento, según el CIS, ya que, aunque es mayor la suma de quienes piden un gobierno de coalición con Podemos, están divididos entre los que lo prefieren sin independentistas o con ellos.

Así se desprende de la encuesta postelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas, según la cual el 26,4 por ciento apoyaría una coalición entre PSOE y Podemos, aunque no todos lo harían con las mismas alianzas complementarias.

La brecha está en el papel de los separatistas, porque el 15,8 por ciento apuesta por un Gobierno de coalición con Podemos con apoyo de partidos no independentistas y un 10,6 por ciento sí quiere que estos partidos avalen dicha coalición.

Hay, además, un 16,1 por ciento que preferiría que la coalición fuese entre los socialistas y Ciudadanos, según esta encuesta que el CIS elaboró entre el 10 y el 25 de mayo, en las semanas intermedias entre las elecciones generales y las municipales, autonómicas y europeas.

Según el CIS, un 27 por ciento de los votantes que dudaron entre ir o no a las urnas admite que decidió hacerlo para evitar que ganasen los partidos de derechas, frente a solo un 6 por ciento que acudió al colegio electoral para evitar un triunfo de la izquierda.

Y entre quienes admiten a quién votaron el 28 de abril, la mayoría, el 68,6 por ciento, asegura que lo hizo por convicción frente a un 18,4 por ciento que dijo tener ciertas dudas o un 6,3 que apostó por el "mal menor".

Es abrumadora la mayoría de votantes que subraya que habría apostado por el mismo partido o coalición si hubiera sabido los resultados de antemano: un 84,1 por ciento. Solo un 3,5 por ciento decidió a quién votaba el mismo día de las elecciones generales.

Por contra, según el CIS, más de la mitad de los que acudieron a las urnas, el 51,7 por ciento, asegura que tenía decidido su voto antes del inicio de la campaña, frente a un 11,8 por ciento que lo decidió al final de la campaña, en los días previos a las elecciones, o un 7,6 por ciento que lo hizo antes de que la campaña comenzara.

Un 18,3 por ciento de los que votó dudó entre varios partidos y coaliciones. Y entre quienes dudaron, el 21,5 por ciento lo hizo entre PSOE y Unidas Podemos, el 14,6 por ciento entre PP y Ciudadanos, el 12 por ciento entre PSOE y Ciudadanos, el 5,1 por ciento entre PP y Vox y el 4,4 por ciento entre socialistas y populares.

Por otro lado, solo el 24 por ciento admitió que Cataluña influyó en su voto, frente a un 74,8 por ciento para quien no lo hizo.

Además, en el análisis de la campaña, el 19,4 por ciento de los encuestados creen que Pablo Iglesias fue el vencedor de los debates electorales, frente a un 10,7 que considera que fue Sánchez, un 9,3 por ciento que vio ganador a Albert Rivera y solo un 3,1 por ciento que se decanta por Pablo Casado.

Los debates, en cualquier caso, sólo cambiaron el voto del 7,1 por ciento de los votos frente al 92,7 por ciento que se mantuvo en la misma posición.

El PP se llevó en campaña la peor impresión de los votantes, porque un 31,3 por ciento considera que fue el partido que empleó más agresividad e insultos, seguido de Ciudadanos (20,3) y Vox (14,1).

Por debajo quedan quienes creen que el más agresivo fue el PSOE (5,2%) o Podemos (5,1).