SUSCRÍBETE

El final del juicio del "procés" (V): Los otros nombres

  • Escrito por Miriam Mejías
  • Publicado en Nacional

Cuatro meses han servido para constatar que el juicio del "procés" no se limita al ya famoso juez Marchena, ni a Oriol Junqueras o a Carles Puigdemont; es mucho más. Día a día, otros personajes han ido haciéndose un hueco hasta conseguir que sus nombres queden asociados a un juicio que ya ha cerrado sus puertas.

Éstas son "las otras caras del 'procés'":

- ROSA MARÍA SEOANE

Una desconocida ex secretaria general de ADIF que llegó al juicio de manera accidentada y muy cuestionada tras el cese por el Gobierno del abogado del Estado que se encargaba de la acusación.

Recién nombrada jefa de lo Penal de la Abogacía, comenzó el juicio a trompicones, con sonados encontronazos con el juez Marchena, pero poco a poco fue acomodándose a la silla, se ganó el respeto de muchas defensas y con sus interrogatorios llegó a salvar a la Fiscalía de más de un error incomprensible.

- JORDI PINA Y ANDREU VAN DEN EYNDE

Probablemente ya con la etiqueta de 'abogados estrella', representan a Jordi Sànchez y Oriol Junqueras, respectivamente, y son quienes más han dado la batalla al tribunal dentro y fuera de la sala, con duras críticas a la Justicia frente a las cámaras y con un sinfín de escritos repletos de carga política redactados con un horizonte claro: Estrasburgo.

Del club de los togados del "procés", al que pertenecen desde el inicio, también son quienes se han llevado las más duras y locuaces reprimendas del juez Marchena, que al principio encajaban con una resignación que con las jornadas fue dejando paso a una cierta sintonía.

- SANTI VILA

El verso suelto. Aunque de otra forma, su nombre también está vinculado al "procés" por ser el único que admitió un sentimiento de frustración al ver cómo todo "se torció" a última hora pese a los intentos de muchos, él incluido, de encauzar la situación.

Comenzó el juicio con el sambenito de traidor que le colgaron desde los sectores independentistas tras su dimisión a un día de la proclamación de independencia. Con su declaración, en la que volvió a desmarcarse del Govern, Vila vio cómo era vilipendiado en su propio pueblo, pero también cómo la tensión entre sus compañeros de banquillo, que hasta entonces apenas le dirigían la palabra, se relajaba.

- EL JUEZ LUCIANO VARELA

A sus 72 años, este veterano magistrado del Supremo ha visto cómo su jubilación se retrasaba por el juicio. Su hieratismo hacía a veces dudar a los presentes de su atención, pero nada más lejos de la realidad.

Las dudas pronto se despejaban cuando de repente se retorcía en su sillón sin poder evitar su malestar. Empezaba el ritual: susurro a su compañero de la derecha; lo mismo al de la izquierda. No han sido pocas las ocasiones en las que ha llamado la atención del presidente, Manuel Marchena, para hacerle ver que algo iba mal y que eso no se podía permitir.

- FERRAN LÓPEZ

Su perfil discreto hace que a veces se olvide que fue el número dos del mayor Trapero y su sustituto al frente de los Mossos durante la aplicación del artículo 155. Con esa misma actitud llegó al Supremo, donde dio la sorpresa por su contundencia al defender la actuación del cuerpo, pero también a la hora de levantar un muro con el Govern de Carles Puigdemont al asegurar que les advirtieron de que habría violencia el 1-O y que les pidieron que desconvocaran.

Es decir, que no estaban de su lado. Fue suya la frase lapidaria con la que se supo que Puigdemont estaba dispuesto a proclamar la independencia si había violencia el 1-O. La incluyó la Fiscalía en su escrito. Habrá que esperar para saber lo que hace el tribunal.

- TENIENTE CORONEL BAENA

El ya jefe de la policía judicial de la Guardia Civil de Cataluña está unido al "procés" por haber dirigido la investigación, y no está exento de controversia al haber sido relacionado con una cuenta de Twitter desde la que se lanzaron mensajes contra el independentismo.

Pero, como era previsible, Baena negó ser Tácito -nombre de dicho perfil- y, aunque las defensas intentaron desacreditarle en uno de los interrogatorios más broncos del juicio, la idea que dio de que Cataluña era "un polvorín" caló en la Fiscalía, que la usó para apuntalar su acusación por rebelión.

- PACO Y PIEDAD

Funcionario y agente judicial, respectivamente. Hasta ahora desconocidos, el juez Marchena les ha catalogado como una parte esencial del juicio.

Paco, que dio un susto a la sala cuando sufrió una pequeña indisposición una jornada, ha tramitado toda la causa y es quien, en palabras de alguna defensa, "lo tiene todo en la cabeza"; Piedad ha sido la encargada de poner orden entre el público, siempre atenta a cualquier risa de más para, con permiso de Marchena, expulsar de la sala si era necesario.

- "UN TAL TONI"

El misterioso contacto de la Generalitat que llamaba por teléfono para encargar trabajos de publicidad de miles de euros y que gestionó el envío de las cartas electorales del 1-O.

Aunque un agente le identificó como Antoni Molons, entonces cargo de confianza del exconseller Turull y que rechazó testificar, la alusión a él de algunos testigos forma parte de uno de los muchos episodios surrealistas que ha vivido el juicio.

- JOSEP MARÍA JOVÉ Y LLUÍS SALVADÓ

El origen. Estrechos colaboradores de Junqueras, su ausencia en el juicio (no testificaron por estar investigados en Cataluña) no ha evitado que estuviesen presentes día sí, día también.

Se les incautó los principales documentos de la causa -base de la acusación de la Fiscalía-, donde supuestamente se detallaba la hoja de ruta a la independencia, las futuras estructuras de estado y la financiación necesaria, además de anotaciones de reuniones con fechas, lugares y nombres de algunos acusados.

Banner 468 x 60 px