SUSCRÍBETE

Denuncian la responsabilidad de España en el silencio que ha sepultado al Sáhara

El Sáhara Occidental lleva décadas "sepultado" bajo un muro de silencio informativo del que no solo es responsable Marruecos, según Reporteros sin Fronteras (RSF), sino también España y Francia y sus medios de comunicación.

Ésta es una de las conclusiones del informe "Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo", elaborado por la sección española de RSF con el objetivo de denunciar la total ausencia de libertad de prensa en la zona y la represión que sufren los informadores que "se juegan el tipo" para tratar de romper este bloqueo.

Pero también ha sido realizado con la finalidad de empezar a saldar una "deuda moral" y "una carencia periodística" que España tiene con el Sáhara Occidental y que aún no ha pagado, según el presidente de RSF España, Alfonso Armada.

La primera conclusión del informe es clara: "La libertad de información no existe" en este territorio, como ha subrayado su coordinadora, Edith R. Cachera, y la responsabilidad de que "ni entre ni salga información" del Sáhara Occidental es "eminentemente de Marruecos".

Por una parte, este país apenas permite la entrada de periodistas extranjeros que, de acceder, son deportados con rapidez. Los medios oficiales marroquíes hacen propaganda, mientras que el periodismo saharaui alternativo es perseguido y oprimido.

"Los periodistas saharahuis que se atreven a hacer periodismo son sistemáticamente perseguidos, asediados, torturados, encarcelados, difamados, repudiados. Sus familias también sufren el hostigamiento", ha denunciado Cachera.

En la actualidad hay seis periodistas saharauis detenidos en cárceles marroquíes, algunos condenados a cadena perpetua y otros a penas de hasta 20 años de cárcel: "Ejercer el periodismo en el Sáhara Occidental es un acto de heroísmo".

RSF ha recordado que Marruecos ocupa la posición 135 en el listado de libertad de prensa del mundo, en el que se evalúa el estado de esta cuestión en 180 países. RSF se ha puesto en contacto con Marruecos "de forma repetida" para contar con su punto de vista en el informe, pero el país vecino no ha querido aportar su versión.

Entre los periodistas que ponen en riesgo su integridad para informar de lo que sucede en el Sáhara Occidental está "Équipe Média", que trabaja en la clandestinidad para denunciar las violaciones de derechos humanos y las injusticias tanto a la prensa internacional como a organizaciones de derechos humanos.

Ahmed Eitanji, integrante del equipo, ha criticado el silencio mediático internacional que existe y ha detallado que sus compañeros son "tanto víctimas como testigos" de lo que ocurre, ya que son "criminalizados por la ley marroquí".

"La prensa internacional, incluida la española, forman parte de ese silencio", ha lamentado Eitanji. En su informe, la organización periodística señala "el papel claro" de la prensa internacional, especialmente la española y la francesa, en el silencio que ha rodeado al Sáhara occidental durante más de cuatro décadas.

Y destaca cómo Marruecos aprovecha los intereses europeos -la inmigración, la pesca y Ceuta y Melilla- para controlar la información en el exterior. Asimismo, en el primer estudio sobre la libertad de prensa en el Sáhara Occidental se apunta a que la propaganda del Frente Polisario tampoco contribuye a acabar con este "agujero negro de información".

A través de testimonios de periodistas saharauis y extranjeros, RSF trata de poner de relieve cómo este conflicto ha desaparecido de la cobertura informativa y el riesgo extremo que corren los informadores que osan resquebrajar este bloqueo.

RSF ha exigido a Marruecos que libere a los informadores encarcelados, respete la integridad física y psicológica de los periodistas, que celebre juicios justos y con todas las garantías, que detenga las deportaciones, acabe con las trabas para el acceso de periodistas extranjeros y respete los derechos humanos.

Además, ha instado a España y a Francia a que condenen la represión que padecen los periodistas saharauis.

Banner 468 x 60 px