Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Barcelona: reñida pugna por la alcaldía más deseada para decantar el "procés"


  • Escrito por Roger Mateos
  • Publicado en Nacional
BARCELONA, 09/05/2019.- El alcaldable de ERC por Barcelona, Ernest Maragall (i), junto a la candidata a las elecciones europas, Diana Riba (c), esposa del exconseller Raul Romeva, el presidente del Parlament, Roger Torrent (d), y la silla vacia del cabeza de lista a la Eurocámara, Oriol Junqueras, durante el acto de inicio de campaña que Esquerra Republicana celebra esta noche en Barcelona. EFE/Toni Albir BARCELONA, 09/05/2019.- El alcaldable de ERC por Barcelona, Ernest Maragall (i), junto a la candidata a las elecciones europas, Diana Riba (c), esposa del exconseller Raul Romeva, el presidente del Parlament, Roger Torrent (d), y la silla vacia del cabeza de lista a la Eurocámara, Oriol Junqueras, durante el acto de inicio de campaña que Esquerra Republicana celebra esta noche en Barcelona. EFE/Toni Albir

Nunca como ahora la disputa por la alcaldía de Barcelona había sido tan reñida -hasta cinco aspirantes cuentan con opciones de figurar en los primeros puestos la noche del 26M-, una pugna electoral cuyo desenlace puede contribuir a decantar en un sentido u otro el devenir del "procés" en los próximos años.

La hegemonía socialista en el Ayuntamiento de Barcelona funcionó ininterrumpidamente durante 32 años, desde las primeras elecciones de 1979 hasta 2011, pero desde entonces se ha abierto la veda: ya no hay favorito claro y, al quebrarse los patrones tradicionales de comportamiento electoral, en buena medida fruto del "procés", la volatilidad del voto se ha disparado.

En 2011, Xavier Trias dio a CiU su único triunfo en la ciudad y destronó al PSC -enterrando una saga de cuatro alcaldes socialistas: Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu-, pero no pudo retener la alcaldía cuatro años después, cuando la ola de la nueva izquierda aupó a Ada Colau al mando del consistorio.

Las de 2015 fueron las elecciones más disputadas: la Barcelona en Comú de Colau venció por la mínima -11 escaños, la cifra más baja de apoyos a una lista ganadora-, con CiU pisándole los talones (10) y con más del doble de escaños que Cs (5), ERC (5), un PSC en caída libre (4), un PPC también menguante (3) y la CUP (3).

La cita del 26M promete tanta o incluso más igualdad, aunque con unas posiciones de partida distintas, acordes con la tendencia al alza que experimentan ERC y PSC y el retroceso en las expectativas de JxCat, heredera del espacio político de la antigua Convergència.

Sin el fuelle de años atrás, los comunes confían en que la marca Colau baste para mantener las riendas de la institución de largo más importante ahora mismo en sus manos.

Colau mantiene intactas sus opciones de repetir como alcaldesa, aunque según las encuestas su principal competidor esta vez será el veterano candidato de ERC, Ernest Maragall, exconseller socialista y hermano de Pasqual, el alcalde de los Juegos Olímpicos de 1992.

Ernest Maragall, a quien el 'procés' llevó a romper el carné del PSC, confía en liderar tras el 26 de mayo un gobierno de coalición con comunes y JxCat, que deje atrás las "ambigüedades" de Colau en defensa de la autodeterminación de Cataluña.

Una victoria de Maragall abriría las puertas por primera vez a que el Ayuntamiento de Barcelona estuviese comandado por una fuerza con un programa netamente independentista; y un eventual pacto de izquierdas entre ERC y Colau representaría un matiz significativo en la política de alianzas de los republicanos, un golpe de efecto que podría afectar a sus relaciones con JxCat, sus socios en el Govern.

Tras su reciente triunfo en las generales en Cataluña, ERC aspira a afianzarse como fuerza hegemónica del independentismo venciendo en Barcelona, donde ya quedó en primera posición el 28A.

Pero también JxCat -que en esta campaña explotará el tirón de Carles Puigdemont como candidato a las europeas- quiere el timón de la capital catalana, para acompasar los planes independentistas del Govern de Quim Torra con la hoja de ruta del ayuntamiento.

La lista de JxCat la encabeza Joaquim Forn, exconseller en prisión preventiva y juzgado en el Tribunal Supremo, aunque dada su complicada situación judicial, en caso de no poder ejercer sus funciones, quedaría al mando de su grupo la número dos, Elsa Artadi.

Según el CIS, la carrera electoral arranca con un empate técnico entre Colau (10-11 escaños) y Maragall (9-11), aunque no renuncian a los primeros puestos otras tres candidaturas: el PSC (6-7), JxCat (5-7) y la lista de Manuel Valls (5-6), apoyado por Cs.

Cuando en septiembre el ex primer ministro francés se postuló como alcaldable de la ciudad de sus orígenes, sus cálculos pasaban por comerse buena parte del espacio de los socialistas y del PP.

Pero el efecto de contar con Pedro Sánchez en la Moncloa, que ha propulsado a los socialistas el 28A, también ha provocado un vuelco en los pronósticos en Barcelona, donde ahora es el alcaldable del PSC, Jaume Collboni, quien cotiza al alza, en detrimento de Valls.

Ambos se ofrecen como garantía para que Barcelona no sea utilizada como palanca del independentismo y acusan a Colau de coquetear con los soberanistas, si bien Collboni, a diferencia de Valls, no se cierra a pactar con la líder de los comunes.

También el PPC aspira a formar parte de un gobierno que frene a los independentistas, aunque su nuevo cabeza de cartel, Josep Bou, que sustituye al histórico Alberto Fernández Díaz, podría darse por satisfecho si amortiguase la debacle de los populares el pasado 28A.

El primer reto para Bou será superar el umbral del 5 % de votos exigido en las municipales, ya que el 28A el PPC se acercó peligrosamente a ese límite (6,17 %) en la ciudad.

A la derecha del PPC se ha multiplicado la competencia, con las candidaturas de Vox -encabezada por Ignacio Garriga, nuevo diputado en el Congreso- y del excéntrico empresario alemán Karl Jacobi.

Tampoco lo tendrá fácil la CUP para llegar al 5 %, ya que en el flanco independentista ha aparecido una cuarta lista, liderada por Jordi Graupera, con un discurso igualmente crítico con JxCat y ERC.