SUSCRÍBETE

PNV y los "convergentes" rompen una coalición europea que duró 15 años

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en una imagen de archivo / EFE El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en una imagen de archivo / EFE

La decisión de PNV y PDeCAT de no concurrir juntos a las elecciones europeas del 26 de mayo acaba con una coalición que se había mantenido desde 2004, aunque ambos partidos se declaran socios "estratégicos" y mantendrán la colaboración en la Cámara europea tras los comicios.

El PNV y la antigua CiU siempre se han considerado partidos "hermanos", más en el caso de Unió que en el de Convergencia, y la relación se ha mantenido pese a las estrategias divergentes de ambos partidos en los últimos años, desde que comenzó el "procés" catalán.

Esas diferencias se han plasmado en la presentación por el PDeCAT de una lista encabezada por Carles Puigdemont y en clave exclusivamente catalana, que ha motivado que el PNV se descuelgue, como ya anunció hace meses Coalición Canaria.

La coalición europea es una obligación para el PNV al ser la circunscripción estatal -la única vez que se presentó en solitario fue en 1987 y no logró representación- pero no para CiU, que no fue en coalición con el PNV hasta 2004, cuando se presentaron junto al BNG gallego y nacionalistas valencianos.

En 2009 los dos partidos repitieron con Coalición Canaria y el Partido Andalucista y en 2014 con los canarios y Compromiso por Galicia, los dos socios con los que repetirá el PNV este año, mientras que el PDeCAT volverá a ir en solitario.

Antes de tener como socio a CiU, el PNV se presentó en 1989 y 1994 con la desaparecida Coalición Galega y otras pequeñas formaciones nacionalistas como Unió Valenciana, el PAR aragonés o Unió Mallorquina.

En 1999, en una época de máxima tensión política en Euskadi tras el Pacto de Estella y con Ibarretxe de lehendakari, el PNV se presentó con Euskado Alkartasuna y Esquerra Republicana (ERC), la única ocasión en que fueron juntos.

Ahora, al concurrir con Coalición Canaria y Compromiso por Galicia el escaño en Estrasburgo del PNV corre mayor peligro, aunque el partido de Andoni Ortuzar confía en retenerlo, para lo que se calcula que serán necesarios unos 300.000 votos.

Para lograrlo el PNV espera un "tirón" por el hecho de que los comicios europeos coinciden con las elecciones municipales y forales, una cita en la que habitualmente consigue buenos resultados y para las que las encuestas le auguran una mejoría, y además este año España tendrá 5 eurodiputados más (59 frente a 54) debido al "brexit".

Banner 468 x 60 px