La CUP, sin "ninguna esperanza" en que el Estado hable de autodeterminación

El diputado de la CUP, Carles Riera / EFE / ARCHIVO El diputado de la CUP, Carles Riera / EFE / ARCHIVO

La CUP no tiene "ninguna esperanza" en que el Estado acepte hablar de la autodeterminación de Cataluña y considera por ello que "el camino que se debe recorrer será autodeterminarse, y luego hablar", por lo que reclama no generar "falsas expectativas" y justifica así no concurrir a las generales.

De esta manera lo ha asegurado este lunes el diputado de la CUP Carles Riera en declaraciones a TV3, después de que este domingo la formación independentista y anticapitalista decidiera no presentarse a las elecciones generales del 28 de abril al considerar que no se dan las condiciones "necesarias" para llegar a ser una candidatura "auténticamente rupturista" y "transformadora".

Riera ha detallado cuatro razones que explican la decisión de la CUP: la voluntad de priorizar electoralmente los comicios municipales; "focalizar la batalla" desde Cataluña y no desde Madrid; "no dar ni una pizca de esperanza, expectativa o confianza a lo que se pueda obtener del Estado"; y la limitación que supondría presentarse en Cataluña y no en el resto de los "Països Catalans".

A pesar de ello, y ante la posibilidad de que Poble Lliure -una de las corrientes internas de la CUP- opte por concurrir de alguna forma a las elecciones del 28A, Riera ha explicado que el partido se reunirá en un consell polític el próximo día 23 en el que decidirá si pide la abstención en estos comicios -como ha hecho hasta la fecha- o que se vote a alguien en concreto.

Y es que la decisión de no concurrir a las generales la tomó la CUP después de un debate que resultó con 37 votos a favor de esta opción, 20 en contra y cuatro abstenciones y que se vio precedido por un anuncio público de Poble Lliure que pedía a la CUP asumir este reto.

Riera ha minimizado, sin embargo, las posibles diferencias internas, ya que ha defendido que "la izquierda independentista es un movimiento plural y diverso" en el que en los "temas prioritarios" la posición es común, pero que en aspectos más "secundarios" es "lógico que haya diferentes líneas de actuación".

Ha aprovechado para censurar la actuación de ERC y JxCat-PDeCAT, de quienes ha dicho que "mantienen una tesis absolutamente fracasada" que aboga por "conservar la autonomía y dialogar con el Estado" en vez de "perseverar" en la vía de las votaciones del 1 de octubre.