SUSCRÍBETE

Marí-Klose: "Me inquieta que Vox inocule a otros partidos su virus de exclusión"

El Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, Pau Marí-Klose, ha mostrado su preocupación por que "el virus de la intolerancia y la exclusión de Vox se inocule a otras formaciones políticas".

"Una sociedad donde aparecen fuerzas políticas de extrema derecha es una sociedad que se intoxica de ideas de intolerancia, de insolidaridad, es una sociedad que corre riesgos", asevera Marí-Klose en una entrevista con Efe.

Además, asegura que "en este momento Vox es una opción minoritaria y que puede seguir siendo así en un país que ha demostrado mucha tolerancia hacia la diversidad y frente a la vulnerabilidad. Hasta que no traspase determinados umbrales políticos me preocupa lo justo".

El problema, dice, es que otras fuerzas políticas asuman sus postulados y "se encanalle el discurso relativo a la inmigración, al género, a la protección social o incluso a la recaudación de los recursos públicos necesarios para sostener el estado de bienestar".

Un estado de bienestar que, recuerda, pasa por combatir las altas tasas de pobreza infantil que tiene. Y es que en España uno de cada tres niños vive en riesgo de pobreza, una situación que define como "una de las formas más cruentas de la desigualdad".

Para Marí-Klose la lucha contra la pobreza infantil "no es un patrimonio de la izquierda" y se muestra convencido de que "se puede luchar" contra este problema "desde la izquierda, desde el centro y desde la derecha".

Porque, explica, se puede hacer por razones de justicia social, libertad, igualdad o cohesión social "a las que atendemos más desde la izquierda" o por razones de igualdad de oportunidades o incluso económicas.

Pero advierte que "posiblemente desde la extrema derecha no se pueda luchar contra la pobreza infantil porque son partidos que abogan por la exclusión social y la exclusión social es incompatible con un discurso solidario".

Para el Alto Comisionado, no luchar contra la pobreza infantil "supone dejar atrás a gente que puede aportar mucho, supone no capitalizar el talento de niños que pueden aportar grandes cosas a la sociedad en forma de innovación, de productividad e incluso en forma de cotizaciones sociales para sostener el estado de bienestar en un contexto de envejecimiento".

"No invertir en infancia es una mala política de izquierdas, de centro y de derechas", asegura.

Banner 468 x 60 px