Un español y un camerunés viajan a Bruselas para pedir la acogida e integración de refugiados

Un español y un camerunés han llegado hoy a la Puerta del Sol de Madrid, en una ruta de 2.300 kilómetros en bicicleta desde Ceuta hasta Bruselas, con el objetivo de entregar un manifiesto en la Unión Europea para pedir la acogida e integración de inmigrantes y refugiados.

Con el lema "De la frontera al corazón", David Sáiz, de 41 años, y Loumkoua Soulong, de 24, comenzaron su itinerario en bicicleta el sábado pasado desde el Tarajal con el fin de llegar a la capital belga en un mes para visibilizar que la acogida y la integración son posibles.

Los dos amigos, miembros de la Asociación Elin, uno profesor y el otro del personal de administración y servicios del colegio Jesús Maestro Fundación Escuela Teresiana de Madrid, decidieron aprovechar sus vacaciones para lanzarse a esta aventura.

David destaca que "Europa es un continente que siempre se ha caracterizado por la defensa de los derechos humanos" y hace un llamamiento a "acoger a la gente que huye de la guerra y de la extrema pobreza".

El trayecto de Ceuta a Ronda por la Sierra Morena ha sido "agotador", pero también ha sido "muy bonita" la experiencia con la gente, que en algunos lugares los ha acogido porque los seguían a través de Facebook e Instagram, precisa David.

Loumkoua llegó a España procedente de Camerún en el año 2011 con el sueño de estudiar, tras un itinerario de tres años de duración que culminó al cruzar la valla de Ceuta.

"Me integré en la sociedad española, que es tan distinta a la camerunesa, porque la gente me hizo comprender que yo no era diferente a ellos", asegura Loumkoua.

El joven camerunés dice que esta iniciativa pone de manifiesto que "la amistad entre personas de distintas nacionalidades es posible", al tiempo que apela a la solidaridad de Europa con las personas que se ven obligadas a dejar sus países de origen a causa de la guerra o el hambre.

Afirma que cuando ve las imágenes de refugiados e inmigrantes que llegan a las costas europeas se le saltan las lágrimas y recuerda su propio itinerario.

Ambos cuentan con el apoyo de la campaña Hospitalidad.es impulsada por Jesuitas Social, el Servicio Jesuita a Migrantes, Alboan, Entreculturas y la Fundación Hogar San José, además de otras organizaciones sociales.