LA ZURDA

Andorra pide respeto al Estado de derecho en el conflicto catalán

El Síndic (presidente del Parlamento) de Andorra, Vicenç Mateu, se ha mostrado hoy partidario de que en relación con el contencioso catalán haya respeto al Estado de derecho y a la Constitución.

"Es mejor dialogar que discutir", ha dicho Mateu en un foro organizado por la Agencia EFE y la Casa de América en Madrid, donde ha hablado de los veinticinco años de vigencia de la Constitución de Andorra y de las relaciones diplomáticas entre su país y España.

Mateu no ha querido opinar acerca de las aspiraciones independentistas de una parte de la política y la sociedad catalana al tratarse de "un asunto interno de España. Nosotros no somos quienes" para opinar acerca de un tema que es de otro país.

En febrero de 1993 el Consell General (Parlamento) andorrano aprobó una Constitución que la población respaldó en referéndum unas semanas más tarde.

Ante un foro integrado por diplomáticos y periodistas, Vicenç Mateu ha repasado la historia de Andorra desde hace siglos hasta llegar a la Constitución de hace veinticinco años que consagró al país de los Pirineos como un Estado independiente que ese mismo año se integró en las Naciones Unidas y al siguiente en el Consejo de Europa.

Con España las relaciones son "muy buenas", ha dicho el Síndic, quien se ha mostrado satisfecho del apoyo de Madrid y de París a lo que en la actualidad considera su principal "desafío político", que es lograr un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Andorra ha sido vinculada en ocasiones al concepto de paraíso fiscal, algo que el presidente del Parlamento rechaza.

"Andorra nunca tomó una decisión para ser un paraíso fiscal", ha afirmado Mateu, para quien ese concepto ha ido cambiando con el paso del tiempo, de modo que antes estaba relacionado con la baja fiscalidad y ahora con la falta de intercambio de información.

Mateu ha recordado que en el pasado la tasa que se aplicaba a la venta de productos era suficiente para financiar el presupuesto del Principado, sin más impuestos, lo que les costó la acusación de ser un paraíso fiscal.

El sistema financiero andorrano se fue construyendo no con la idea de atraer fondos, sino por un proteccionismo secular que con el tiempo ha cambiado.

"Sufrimos la crisis (de la pasada década) porque dependemos de nuestros vecinos", ha subrayado Mateu, quien ha destacado que ya hay intercambio de información financiera con la UE y acuerdos con varios países para evitar la doble imposición.

Andorra es candidata a albergar en 2020 la XXVII Cumbre Iberoamericana, una decisión que se adoptará a finales de año en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno latinoamericanos que tendrá lugar en Guatemala.

Mateu ha asegurado que esa cita "va a suponer un gran reto" organizativo, aunque se ha mostrado satisfecho de que el Principado pertenezca al mismo tiempo al sistema iberoamericano de nacional (desde hace doce años) y al de la francofonía.