Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El Congreso aprueba mañana la supresión del voto rogado con el apoyo del PP


El Congreso aprobará este martes la propuesta del PSOE y Unidas Podemos, socios del Gobierno de coalición, para derogar el voto rogado para los españoles residentes en el extranjero, y lo hará con el apoyo del PP, lo que garantiza que su toma en consideración saldrá adelante con amplia mayoría.

Ya en 2019 el Grupo Popular aceptó considerar esta iniciativa en la Cámara Baja, aunque no pudo tramitarse debido a la disolución de las Cortes, y ahora hará lo mismo, según fuentes del grupo parlamentario, si bien apuntan a que durante su tramitación la reforma "deberá ajustarse" para mantener "todas las garantías" en lo que se refiere al derecho de sufragio de los españoles ausentes.

El Pleno del Congreso debatirá así la proposición de Ley Orgánica registrada por el PSOE y Unidas Podemos el 4 de febrero y que pide reformar el artículo 75 de la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General (LOREG) para facilitar el voto en el exterior, por ejemplo con la descarga de papeletas telemáticas.

Este debate se produce días después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el dirigente del PP, Pablo Casado, conversaran con la intención de llegar a acuerdos en algunas materias, entre ellas en el voto rogado.

Y es que en febrero de 2019 todos los grupos parlamentarios, incluido el PP, estaban decididos a votar a favor de una proposición de ley similar del PSOE que los populares señalaron que podía servir como "punto de consenso".

En aquel momento la iniciativa decayó y no dio tiempo a tramitarse debido a la suspensión de las Cortes ante el adelanto de las elecciones generales a abril.

La proposición de ley que este martes debate la Cámara Baja saldrá previsiblemente adelante con los apoyos de los socios de Gobierno de Sánchez, y además recibirá el voto favorable de JxCAT, tal como han señalado a EFE fuentes del grupo, que han indicado que también pedirán tramitarla con enmiendas.

El objetivo de la propuesta socialista y morada es derogar el voto rogado que se introdujo en la reforma de la LOREG que se hizo en 2011 y que obligaba a los electores en el extranjero a solicitar expresamente el voto cumpliendo una serie de plazos muy breves, tanto para la solicitud de la documentación como para la remisión del voto por correo postal o su depósito en urna.

Ahora se plantea que los españoles residentes en el extranjero puedan recibir la documentación en su domicilio y descargar telemáticamente las papeletas para agilizar la llegada del voto.

También se ampliaría el plazo para la apertura de los votos emitidos desde el extranjero de tres a cinco días para que el recuento de las papeletas pueda hacerse mejor.

No obstante, se mantendría el sistema de identificación de los votantes introducido en la reforma de 2011 que hace obligatorio incluir en el sobre dirigido a la Junta Electoral una fotocopia del pasaporte o del Documento Nacional de Identidad o la inscripción en el Registro de Matrícula Consular expedida por la Oficina Consular de Carrera o la Sección Consular de la Misión Diplomática de España en el país de residencia.