Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Rosell ve en el toque de queda un riesgo adicional para las víctimas de machismo


La Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, en una imagen de archivo. La Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, en una imagen de archivo.

La Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha admitido este lunes que el toque de queda supone un "riesgo adicional" para las mujeres víctimas de violencia machista, pero ha descartado que el peligro sea el mismo que durante el confinamiento total de la pasada primavera.

Así lo ha sostenido durante una entrevista a TV3, en la que ha llamado a "no bajar la guardia" y ha recordado a quienes sufren violencia de género que, incluso durante el horario del toque de queda, pueden salir para denunciar o acudir al médico: "Pueden ir a cualquier lugar donde puedan verbalizar esta violencia".

Un día después de que el Ejecutivo haya implantado un nuevo estado de alarma que avala el confinamiento domiciliario nocturno, Rosell ha reconocido que "efectivamente" el toque de queda supone "un riesgo adicional" como también lo es el "teletrabajo", pero ha opinado que no tendrá las mismas consecuencias.

"No es lo mismo un toque de queda nocturno que 24 horas al día conviviendo con el agresor y los hijos e hijas", ha señalado. No obstante, ha abogado por reforzar los servicios públicos para que estén "al alcance de la ciudadanía" y ha garantizado que todos los recursos relacionados con la detección y la protección de las víctimas de violencia machista se consideran "servicios esenciales, como los sanitarios".

"Lo que sucedió en el primer estado de alarma es que algunos servicios esenciales afectados no estaban a disposición de las víctimas y hubo que hacer un esfuerzo enorme de cooperación para actualizar mapa de recursos", para que la Policía Nacional no derivara a mujeres hacia servicios sociales entonces inactivos", ha indicado Rosell.

Por otro lado, ha confiado en que la Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual que ultima el Gobierno, conocida como ley del "solo sí es sí", esté lista antes de que termine el año tras empezar los trámites de los órganos consultivos y haberla remitido tanto al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como a Fiscalía.

Según Rosell, esta ley permitirá equiparar a todas las víctimas de violencia machista con las que la sufren en el marco de la pareja o expareja, por lo que, ha dicho, supone un cambio "a efectos de reconocimiento y estadística".

"Visibilizar a las asesinadas en su día tuvo mucho sentido, pero hay que ampliar la visión y comprender todo el tránsito de reparación, protección y prevención", ha destacado.

Rosell también ha indicado que, a su juicio, la "puerta policial-judicial" para las mujeres víctimas de violencia machista es "necesaria pero no suficiente", por lo que ha abogado por "abrir otras", como los "servicios sociosanitarios": "Estamos exigiendo una heroicidad, que las mujeres salgan de casa y denuncien".

Y es que, tal como ha recordado, "una mujer que está en este circulo de la dependencia y de violencia machista necesita también una alternativa habitacional y una autonomía económica".