Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Pepe Álvarez demanda ante la OCDE una recuperación que no deje a nadie atrás

  • Escrito por UGT
  • Publicado en SINDICATOS

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha defendido hoy que “el proceso de salida de la crisis debe servir para atajar o reconducir las dinámicas negativas” que veníamos arrastrando y afrontar un cambio de políticas para no dejar a nadie atrás.

Álvarez, que ha participado en la reunión de la OCDE y la TUAC (Comité Consultivo Sindical ante la OCDE) celebrado por videoconferencia, ha destacado que “los mensajes de algunas grandes instituciones multilaterales como la OCDE, han sido muy distintos de los que se oyeron en la crisis de 2009. Aquel enfoque basado en la austeridad aplazó y llegó a lastrar la recuperación y pavimentó el camino para el deterioro de los servicios públicos esenciales, lo cual se ha pagado caro durante esta crisis”.

“Hoy vemos – ha señalado- que la reivindicación sindical para que se extienda la protección para que ningún colectivo quede atrás, o para que se prolonguen las medidas de apoyo hasta que la situación económica se normalice son mensajes que también comparte la OCDE” y que deberían llevar al replanteamiento de algunas ideas que han sido desmentidas por la realidad.

Recursos públicos para la reconstrucción

El Secretario General de UGT considera que “la reconstrucción va a precisar una fuerte aportación de recursos públicos. Estos deben financiarse de manera justa, recuperando la capacidad recaudatoria de los estados, por las vías de nuevas figuras impositivas, restablecimiento de otras que han quedado erosionadas y, sobre todo, en el marco de acciones coordinadas por los países”.

Tras recordar que la transición energética pendiente no pude hacer ignorando las desigualdades sociales y territoriales, Álvarez ha defendido que tenemos una “oportunidad para generar proyectos de Valor Añadido Social. Los ciudadanos recuperarán la confianza en las instituciones democráticas y sus gobiernos si perciben que los recursos públicos para la reconstrucción mejoran sus vidas, por ejemplo, porque generan bienes públicos amplios o porque garantiza que se llevan a cabo mediante trabajos y salarios dignos”.