Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Con la inminente llegada del frío la prioridad en Beirut es la reparación de las viviendas y la identificación de albergues

  • Escrito por World Vision
  • Publicado en Crónicas
© World Vision © World Vision

El martes 4 de agosto, la gran explosión que afectó a Beirut, la capital de Líbano, provocó 163 muertos, 6.000 heridos y 300.000 personas quedaron sin hogar. Hoy, las calles empiezan a verse limpias, gracias a los jóvenes que han colaborado en el rescate y limpieza, barriendo las calles día y noche, tratando de salvar lo que queda de su ciudad. Sin embargo, los libaneses siguen sufriendo a diario las consecuencias y el peso de la explosión en sus vidas.

Hans Bederski, Director de World Vision en Líbano, explica: “Las ONG brindamos la ayuda humanitaria esencial para la población más vulnerable de las áreas afectadas. Con la inminente llegada del frío y la crisis financiera dejando los materiales de construcción fuera del alcance de muchos, una de las prioridades inmediatas es ayudar a las familias con pocos ingresos en la reparación de sus viviendas. Todo esto en medio del aumento exponencial de las tasas de infecciones por la COVID-19”.

World Vision inició tras la explosión una respuesta inmediata realizando evaluaciones puerta a puerta, distribuyendo paquetes de alimentos, kits de higiene y kits de desinfección, mientras se creaba conciencia sobre la COVID-19 y se recordaba a la gente que la pandemia aún no había terminado. Hasta ahora, la ONG ha distribuido 669 paquetes de alimentos, 594 kits de higiene y 112 kits de desinfección ayudando a alrededor de 5.000 personas.

“Inmediatamente después de la explosión nos desplazamos a la zona para atender a las personas afectadas e identificar y paliar sus necesidades que van desde necesidades de higiene, asistencia básica, apoyo psicosocial, primeros auxilios psicológicos, asistencia médica para niños y adultos, necesidades de albergue, hasta la asistencia en efectivo. Hemos distribuido paquetes de comida, kits de higiene y desinfección, mantas, y en estos momentos estamos evaluando los refugios para hacer frente a la inminente llegada del frío”, explica Rima Ghanem, Coordinadora de World Vision en Beirut.

World Vision seguirá apoyando las necesidades de los niños y las niñas más vulnerables y sus familias que han sido y continúan siendo afectados por la explosión en Beirut a través de distribuciones continuas de asistencia básica, apoyo psicosocial y asistencia para reparaciones de viviendas.