Quantcast
ÚNETE

El PSOE apoya al Gobierno frente al desmembramiento de España

MADRID, 26/10/2017.- El portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, durante su intervención hoy ante la comisión del Senado que tramita las medidas aprobadas por el Ejecutivo en aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. EFE/Kiko Huesca MADRID, 26/10/2017.- El portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, durante su intervención hoy ante la comisión del Senado que tramita las medidas aprobadas por el Ejecutivo en aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. EFE/Kiko Huesca

El portavoz del PSOE en el Senado, Ánder Gil, ha mostrado hoy el apoyo de los socialistas al Gobierno frente a la alternativa que es el desmembramiento de España si bien ha precisado que no serán el partido que apoya ni aplaude todo lo que diga el Ejecutivo.

En su intervención ante la comisión del Senado que tramita el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, Gil ha desglosado las tres "enmiendas" presentadas por los socialistas al texto aprobado el sábado por el Gobierno.

Ha insistido en que el PSOE está con la Constitución y no con el Gobierno y ha asegurado que sus enmiendas son "un punto de encuentro, un hilo aún de esperanza con una solución distinta", que mejorarían el texto.

Los socialistas quieren garantizar la pluralidad e independencia de la radio y la televisión pública de Cataluña, pero, además, defender "una última oportunidad" para intentar una salida constitucional a la actual situación en previsión de que, antes de la publicación y entrada en vigor de la resolución final que vote mañana el pleno del Senado, el presidente de la Generalitat convoque elecciones.

Otra iniciativa del PSOE, ha explicado, aboga por contemplar la posibilidad de plantear modificaciones o actualizaciones a las medidas adoptadas, así como la opción de anticipar su cese siempre que cesasen las causas que las motivan.

Gil además ha advertido de que este respaldo al Gobierno no significa que le exima de su responsabilidad en la creación de un "clima de desencuentro".

A su juicio, muchos de los dirigentes del PP que en su día recogieron firmas en contra de la reforma del Estatut "se arrepienten" y, si pudieran cambiarán el pasado para volver al texto estatutario "demonizado" entonces.