Quantcast
ÚNETE

La Audiencia autoriza a la Policía a inspeccionar los archivos que los Mossos querían quemar

La Audiencia Nacional ha autorizado a la Policía Nacional a intervenir y analizar la documentación que los Mossos d'Esquadra llevaban a incinerar en una furgoneta, que permanece interceptada a las puertas de la planta de tratamiento de residuos de Sant Adrià del Besòs (Barcelona).

Según han informado a Efe fuentes policiales y jurídicas, la Audiencia Nacional ha atendido el requerimiento de la Policía Nacional y ha autorizado a este cuerpo a llevarse la documentación a Jefatura para su posterior análisis.

Los Mossos han acudido a la incineradora con el objetivo de quemar unos documentos con información sensible, en un trámite que la policía catalana califica de habitual y ordinario, aunque se han encontrado con una veintena de agentes de la Policía Nacional que bloqueaban la puerta de acceso a la planta de tratamiento y selección de residuos Tersa de Sant Adrià.

Fuentes de los Mossos han detallado a Efe que los informes no están vinculados al referéndum del 1-O y que es una práctica habitual que se acuda a incineradoras a quemar este tipo de archivos o que se utilicen trituradoras para destruirlos, ya que la actividad policial genera documentos de contenido sensible que, cuando ya no son necesarios, se deben destruir para atender a la protección de datos.

Por contra, fuentes de la Policía Nacional han precisado a Efe que la Brigada Provincial de Información, en el marco de una investigación sobre el 1-O, ha procedido a bloquear el acceso a la incineradora y a interceptar la furgoneta de los Mossos d'Esquadra, al sospechar que podría llevar documentación relativa al 1-O.

Ante esta situación, desde las 10.00 horas de la mañana la furgoneta de los Mossos, a la que acompañaban dos coches patrulla, permanece interceptada frente a la incineradora, mientras la Policía Nacional aguardaba a la decisión de la Audiencia Nacional sobre si les autorizaba a inspeccionar los documentos.

Los Mossos d'Esquadra alegan que los documentos en papel que se llevaban a destruir están en su mayoría digitalizados, y que pertenecen a la Comisaría General de Información.

En concreto, figuran archivos con datos administrativos de la oficina de apoyo a la Comisaría General de Información, relativa a permisos, vacaciones y bajas, así como una parte importante de información sobre operativos y diligencias policiales del área de Información de los Mossos d'Esquadra.