Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Lleida mejora su situación mientras Salud intenta cortar el brote en Vilafranca

El área de Lleida experimenta una cierta mejoría en la complicada situación epidemiológica que vive desde hace semanas, lo que ha llevado al Departamento de Salud a proponer que se permita abrir al 50 % el interior de bares y restaurantes de la capital y otros seis municipios, mientras ha empezado a hacer pruebas PCR en Vilafranca del Penedès para cortar "brote complejo".

Salud ha propuesto en la reunión de esta mañana del plan de Protección Civil de Cataluña, el Procicat, que se permita la apertura del interior de los bares y restaurantes de seis municipios del Segrià y de Lleida ciudad al 50 % de su capacidad.

Según han informado desde la Delegación del Govern en Lleida, la decisión se ha tomado después de tener en cuenta la situación epidemiológica actual que, pese a "seguir siendo comprometida y con incidencia alta", ha mostrado una leve mejoría en las últimas semanas.

De esta forma, el consumo se deberá hacer siempre en las mesas y se seguirán recomendando las medidas de prudencia prescritas, como distancia, higiene de manos y mascarilla. La medida será efectiva cuando se publique la correspondiente Resolución en el DOGC en un "plazo breve", según la delegación del Govern en Lleida.

En la misma línea, el Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida ha cerrado una de las tres plantas dedicadas a la atención de pacientes con COVID-19 al descender el número de ingresos en los últimos días, y se suma así al Hospital Santa Maria, que la semana pasada cerró también una planta de enfermos de coronavirus.

Según han confirmado desde el hospital a Efe, en el Arnau quedan abiertas en la actualidad dos plantas para enfermos de COVID con una capacidad de 56 camas, 33 de ellas ocupadas a día de hoy.

El Departamento de Salud ha informado de que en Lleida hay 67 pacientes de coronavirus ingresados en hospitales públicos de la ciudad, 14 de ellos en la UCI.

En contraste con la evolución en Lleida, la Generalitat ha empezado este lunes en Vilafranca del Penedés la recogida de muestras para hacer pruebas PCR a los vecinos y poder localizar a los asintomáticos, tras detectar un incremento de casos positivos en Covid-19 en lo que ha denominado "un brote complejo".

La consellera de Salud, Alba Vergés, que ha viajado a Vilafranca para supervisar estas tareas, ha explicado que la ciudad tiene un brote complejo sin focalización clara y por eso el cribado se está haciendo de forma diferente a como se lleva a cabo en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), donde se han escogido algunos barrios para las pruebas, como los de Fondo y el barrio Latino, que también se han iniciado hoy.

Los cribajes en Vilafranca, que se alargarán hasta el viernes con la idea de hacerlos a unas 4.000 personas, han empezado hoy en un centro cívico de la población, donde desde primera hora de la mañana ya se podía observar una gran cola de vecinos y donde en poco más de dos horas se han realizado más de 100 pruebas.

Las pruebas se realizan en ambos casos a personas de entre 19 a 40 años que en los últimos días hayan tenido contactos sociales sin respetar la distancia física de seguridad y sin mascarilla, en espacios cerrados durante mucho tiempo o en reuniones de amigos o aglomeraciones, aunque no tengan síntomas y no hayan estado en contacto con algún caso positivo de Covid.

Para este cribado intensivo de posibles casos de Covidien-19 en Vilafranca del Penedès y Santa Coloma de Gramenet, Salud ha previsto realizar un total de 8.500 pruebas PCR.

Vergés ha reconocido que "hay casos dispersos que nos preocupan, aunque la incidencia no es de las más altas de Cataluña" y ha recordado que las PCR son "una foto del momento, ya que en ningún caso un resultado negativo quiere decir que nos podamos relajar, sino que tenemos que seguir con todas las medidas de prevención, con la mascarilla, distancia social e higiene de manos".

La consellera ha apuntado que la fotografía de Cataluña ahora mismo "es muy buena", ya que va bajando la tasa de transmisión y se van frenando los pequeños brotes, aunque tienen constancia de una presión hospitalaria real en la zona de Lleida, donde ya está bajando la incidencia, y también siguen de cerca las cifras de Barcelona.

La consellera avisa que en otoño la situación "será compleja, con algunos brotes y rebrotes, pero esperamos poder cortar las cadenas y esto solo lo podemos hacer con la responsabilidad de todos, porque recordemos que se nos va a sumar con la gripe común y esperamos no tener una segunda oleada de coronavirus intensa”.

Cataluña ha notificado en las últimas 24 horas 863 nuevos positivos por coronavirus y cinco fallecidos, con lo que el total de contagios desde el inicio de la pandemia es de 107.520, según los datos facilitados por la consellería de Salud en la página web dadescovid.cat.

El total de personas muertas por esta enfermedad en Cataluña alcanza así las 12.827, de las que 7.042 han fallecido en un hospital o centro sociosanitario, 4.120 en residencias, 814 en domicilio y 851 no han sido clasificadas por falta de información. EFE.