Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Se mantiene el cierre del interior de los bares en Lleida ante el elevado riesgo

El plan de Protección Civil de Cataluña, Procicat, decidió ayer mantener la orden de cierre del interior de los bares y restaurantes de seis localidades del Segrià y de Lleida ciudad, al considerar que el riesgo de rebrote en la zona es todavía es "muy elevado".

Según ha explicado a Efe el Delegado del Govern en Lleida, Ramon Farré, el Segrià está en estos momentos en un índice de rebrote del orden de 381, cuando el índice bajo se sitúa en 30 y a partir de 100 ya se considera alto.

El índice de rebrote se calcula a partir de dos variables, la Tasa de Reproducción (calcula la media de personas que se infectan a partir de un mismo caso) y la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

A raíz de estas dos variables, se puede definir el índice de rebrote, es decir, las probabilidades que tiene un territorio en concreto de padecer una fuerte subida del número de contagios por coronavirus y qué afectación puede tener según la densidad de su población.

Para determinar la gravedad del índice de rebrote se han establecido unos parámetros en los que el índice hasta 30 es de riesgo bajo y, en más de 200 ya se considera muy alto, como es el caso de Lleida que, actualmente, registra un índice de 381.

"El riesgo era inasumible, así que, aunque nos sepa mal, tenemos que seguir con las medidas tomadas, que se ha demostrado que funcionan", explica.

Farré ha destacado que a principios de julio el índice que calcula el riesgo de rebrote llegó hasta el 800 en el Segrià, pero gracias a las medidas tomadas y a "un trabajo muy importante", se ha logrado bajarlo hasta los 381 actuales (325 en Lleida ciudad).

En este sentido, ha destacado la necesidad de llegar a "las puertas del otoño con unos índices lo más bajos posibles", ya que "después también vendrá la gripe tradicional y nuestro sistema sanitario se puede ver todavía más estresado".

"La lucha contra el coronavirus todavía no se ha acabado, y aunque nos duele porque sabemos del sufrimiento de muchos empresarios, si no se mantienen las medidas el daño sería mucho más perjudicial", ha sentenciado Farré.

La orden de cierre interior de los locales de restauración se mantendrá durante un plazo de 15 días a contar a partir del 30 de julio y, será después, cuando, ha dicho, "veremos qué hay que hacer, con el ánimo de preservar la salud y la economía".

En la provincia de Lleida ha habido en los últimos 7 días una medida de 110 nuevos casos positivos de COVID-19 al día, unos 738 en total, por lo que "tenemos que bajar estas cifras lo antes posible".

Por su parte, desde la Federación de Hostelería de Lleida han tildado de "increíble" la decisión del Procicat y mantienen la esperanza de que prospere el recurso que esta misma semana han presentado ante el TSJC para levantar la restricción.

Además, lamentan que "ninguna administración confirme las ayudas" prometidas y que no les den facilidades para tramitar los ERTE, por lo que advierten que seguirán "insistiendo". EFE.