Quantcast
ÚNETE

Sànchez descarta heredar derechos electorales: "No seremos esclavos del pasado"

El líder de la Crida e impulsor del nuevo JxCat, Jordi Sànchez, en una imagen de archivo / EFE. El líder de la Crida e impulsor del nuevo JxCat, Jordi Sànchez, en una imagen de archivo / EFE.

El líder de la Crida e impulsor del nuevo JxCat, Jordi Sànchez, ha alertado este domingo al PDeCAT de que no quieren ser "esclavos del pasado" y ha señalado que no pretenden tampoco heredar los derechos electorales, porque estos "los ganará" Junts per Catalunya.

En el día que cumple 1.000 días en la cárcel, Jordi Sànchez, gracias a un permiso penitenciario, ha acudido este domingo a los estudios de Catalunya Ràdio para ofrecer una entrevista.

Jordi Sànchez y Carles Puigdemont son los principales impulsores del nuevo partido que nacerá el 25 de julio con las siglas de JxCat, pese a no disponer de un acuerdo con el PDeCAT, la formación heredera de CDC.

El pasado viernes, cuando se confirmó que Puigdemont había maniobrado para controlar la marca JxCat que había registrado el PDeCAT en 2018, el Partit Demòcrata aseguró en un comunicado que tenía un acuerdo con Jordi Sànchez por el cual "cualquier cambio en JxCat tenía que ser acordado y avalado" por la formación heredera de CDC.

Sànchez ha evitado este domingo polemizar con el PDeCAT, si bien ha remarcado que han habido declaraciones estas últimas semanas de miembros de la dirección del Partit Demòcrata que también aseguraban que usarían la marca electoral JxCat, con el fin de ejercer "presión" a Puigdemont.

Pero incluso en el caso de que hubiera ese acuerdo, Sànchez ha remarcado que no incluiría "derechos electorales" para los próximos comicios catalanes.

"No queremos ser esclavos del pasado, los derechos electorales de JxCat los ganara JxCat, no necesitamos herencias", ha afirmado Sànchez, en referencia a CDC.

Pese al conflicto en el espacio poscovergente, ha asegurado que sigue manteniendo interlocución con el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, y ha indicado que si no se resuelve la crisis antes del día 25 de julio, luego vendrá "el 26 y el 27".

"Las puertas de JxCat estarán abiertas siempre a cualquier persona y cargo electo que haya sido elegido en su municipio u organismo a partir de denominación de JxCat", ha subrayado Sànchez.

Ha remarcado también que JxCat quiere sumar "sin exclusiones" pero ha dejado muy claro que ni él ni Carles Puigdemont van a aceptar un sistema de "cuotas ni coaliciones" con el PDeCAT, como quiere la formación que dirige Bonvehí.

En cuanto a la mesa de diálogo con el Gobierno, Sànchez ha explicado que entre los presos existen "miradas diferentes" y ha afirmado que su visión es que no debe servir para abordar "la reforma del código penal ni la amnistía" de los políticos encarcelados.

Aunque sea un dialogo "desigual" porque una parte de los dirigentes políticos están "entre rejas o el exilio", cree que la mesa debe servir para "hablar de cómo resolvemos el conflicto que desde régimen 78 se hace visible con la negación del derecho a la autodeterminación en la Constitución española".

Sànchez no ha querido expresar sus preferencias en cuanto a la convocatoria electoral en Cataluña, que es competencia del president Quim Torra, pero ha opinado que es mejor que tengan lugar cuando Cataluña haya salido "del peor momento de la COVID-19", pues tiene la "sensación de que no acaba de haber normalidad en las elecciones del País Vasco y Galicia" de este domingo. EFE.