Quantcast
ÚNETE

Los reyes llegan al ecuador de su gira en plena polvareda sobre Juan Carlos I

El rey Felipe VI y la reina Letizia durante su visita a la Bodega López de Heredia en Haro, La Rioja. EFE/Ballesteros El rey Felipe VI y la reina Letizia durante su visita a la Bodega López de Heredia en Haro, La Rioja. EFE/Ballesteros

Los reyes han visitado ya la mitad de las comunidades autónomas dentro de su gira por toda España para agradecer el esfuerzo hecho durante la pandemia y que está coincidiendo con la fuerte polémica surgida por las informaciones publicadas sobre los presuntos negocios ocultos del rey Juan Carlos.

Don Felipe y doña Letizia han estado en ocho autonomías -Canarias, Baleares, Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón y La Rioja- y recorrerán el resto antes de que acabe julio.

El periplo autonómico, inédito en los seis años de reinado, ha transcurrido por ahora con normalidad y no se ha visto alterado por las noticias sucedidas en los últimos días sobre los 65 millones de euros que Juan Carlos I recibió presuntamente del rey de Arabia Saudí y que, posteriormente, transfirió desde Suiza a su amiga Corinna Larsen como "regalo" y "gratitud".

El Palacio de la Zarzuela mantiene silencio sobre este asunto y se remite a la decisión que Felipe VI tomó el pasado 15 de marzo de renunciar a la herencia de su padre al conocer que le puso como beneficiario de la fundación Lucum, la sociedad que manejó el dinero del rey emérito en Suiza.

También acordó entonces retirar la asignación que su padre recibía del Estado, y el 22 de junio, la víspera de que don Felipe y doña Letizia abrieran la gira en Canarias, en la web de Zarzuela se hizo pública la cantidad que dejaría ya de percibir don Juan Carlos este año: 161.034 euros

En sus distintas paradas por el país, los reyes no se han encontrado con ninguna protesta relacionada con el caso del anterior Jefe del Estado. En varios de los paseos que han dado por algunas de las ciudades, han recibido el aplauso y el cariño de ciudadanos que se han acercado a verles.

Felipe VI no ha hecho ninguna alusión a la situación de su padre en las intervenciones que ha protagonizado y se ha ceñido a insuflar ánimos para que el país se recupere cuanto antes de la crisis.

La Casa Real ha negado que el recorrido por el país pretenda ser una estrategia para contrarrestar la situación judicial de Juan Carlos I y el impacto que pueda tener en la Corona. "Los reyes están acostumbrados a ir por España.

No es algo extraño", alegan desde el entorno de Zarzuela para remarcar que su presencia por el país ha sido la tónica habitual desde 2014. El objetivo que le dan a la iniciativa es reconocer el esfuerzo de la ciudadanía y transmitir confianza ante las secuelas que deja la pandemia, en particular en sectores como el turismo.

Con el mutismo de Zarzuela, el que ha tomado la iniciativa en el debate sobre el rey emérito ha sido el Gobierno, empeñado en mantener el 'cortafuegos' en torno a Felipe VI y desligar el caso individual de Juan Carlos I de la Corona.

El presidente, Pedro Sánchez, preocupado por las informaciones "inquietantes y perturbadoras" sobre el asunto, ha agradecido a Felipe VI que se haya distanciado de su padre y ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de revisar la inviolabilidad del rey. También ha terciado el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, para quien el mensaje de "valentía" de Sánchez alimenta el debate sobre "la utilidad de la monarquía" y la necesidad de poner fin a los "privilegios" de la institución.

La gira de los reyes continuará la próxima semana en Castilla y León, donde el día 15 visitarán Soria. Algunos medios han anticipado que dos días después, el 17 de julio, se desplazarán a Barcelona y a Figueres (Girona), donde gobierna ERC en coalición con PSC, Guanyem y otra plataforma, pero la Casa Real mantiene aún en secreto tanto la fecha como la agenda de la visita de la pareja real a Cataluña.

Los reyes se desplazarán también al País Vasco, Extremadura, Galicia, Navarra, Cantabria y Asturias antes de que acabe julio. Mientras las noticias sobre la investigación judicial han aflorado en las últimas semanas, Juan Carlos I permanece alejado de los focos y no se le ha visto en ninguna actividad privada tras su confinamiento en Zarzuela durante el estado de alarma, lo que ocurría con cierta frecuencia tras su retirada de la vida pública en junio del pasado año.

Desde finales de febrero, sólo ha aparecido fugazmente el 16 de junio, cuando acudió a una clínica madrileña para someterse a un chequeo médico. EFE.