Quantcast
ÚNETE

El Gobierno admite que volvería a decretar la alarma si fuera necesario

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. EFE/ Fernando Alvarado La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. EFE/ Fernando Alvarado

El Gobierno ha considerado este jueves que los brotes activos que en estos momentos hay en España están "circunscritos y controlados" pero ha advertido de que "en ningún momento se puede bajar la guardia" y, aunque no se prevé de momento, volvería a decretar el estado de alarma si fuera necesario.

En estos términos se ha expresado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, mientras que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insistido en su preocupación por los 73 brotes activos que hay en estos momentos en España, sobre todo por los de las comarcas del Segrià (Lleida) y A Mariña (Lugo).

En una entrevista en Telecinco y a la pregunta de si el Gobierno baraja una vuelta al estado de alarma, Montero ha asegurado que "no cabe ninguna duda" de que si el Ejecutivo, alentado por las autoridades sanitarias y los expertos, considera que es conveniente volver a decretarlo, "así lo propondría al Congreso de los Diputados, como lo ha hecho en el período previo".

La portavoz del Gobierno ha admitido que no se pueden descartar "consecuencias de contagios superiores" y ha pedido estar "atentos" y seguir las recomendaciones. Montero ha insistido en que si las autoridades sanitarias consideraran que el Gobierno de España tiene que adoptar "medidas adicionales" lo volvería a hacer.

Por su parte, Salvador Illa ha reconocido que el Gobierno está preocupado por los 73 brotes activos en España, sobre todo por los registrados en la comarca leridana del Segrià y en A Mariña (Lugo), aunque los datos señalan "una cierta estabilización".

En declaraciones en Antena 3, el ministro de Sanidad ha explicado que aunque "es normal que haya brotes en esta fase de nueva normalidad", el Gobierno sigue de cerca las medidas "adecuadas y valientes" que están adoptando las regiones "a las que les corresponde en esta fase detectar y actuar".

Illa ha explicado que en este momento "no hay ninguna previsión" de volver a decretar el estado de alarma porque las comunidades tienen capacidades con la legislación vigente de adoptar confinamientos y "los datos no indican que haya previsión de hacer esto".

No obstante, ha reconocido que si se diera el caso de una transmisión descontrolada que superara el ámbito de una comunidad autónoma que requiera limitar de una "forma muy drástica" la movilidad en varias zonas de España, el estado de alarma ha demostrado ser "un instrumento muy eficaz".

El responsable de Sanidad ha explicado que se mantiene el contacto y las reuniones con las comunidades afectadas por los brotes. "Las medidas son las adecuadas y vamos a ver si surten efectos".

Illa ha rehusado participar en "discusiones estériles" sobre la oportunidad de las medidas adoptadas por el Gobierno catalán y ha aseverado que "hay que sumar esfuerzos para asegurar que el brote no se extiende y se reconduce".

Respecto a la decisión de algunas comunidades de endurecer algunas medidas como el uso de la mascarilla para que sea obligatorio llevarla siempre, Illa ha dicho que "quien quiera ir más allá habrá que ver la especificidad de las disposiciones que se adopten y si se hace obligatorio en otros supuestos habrá que tomar las medidas para hacer cumplir esta".

Ha recordado que el Gobierno acordó su uso obligatorio cuando no se pueda garantizar la distancia de metro y medio y por razones médicas. Por su parte, Montero, al ser preguntada sobre las elecciones del 12 de julio y si estaría más tranquila si no se celebrasen por los rebrotes, ha apostado por compatibilizar el derecho a la salud con el derecho de los ciudadanos a elegir a sus representantes.

Y ha considerado "conveniente" que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, llegue a un acuerdo con los representantes institucionales y los partidos políticos para adoptar en la comarca de A Mariña, en Lugo, afectada por brotes de coronavirus, la situación más favorable para compatiblizar ambos derechos. EFE.