Quantcast
ÚNETE

Sánchez no tiene "ninguna duda" de que Podemos es un socio "leal" de gobierno

Pedro Sánchez en una imagen de archivo / EFE. Pedro Sánchez en una imagen de archivo / EFE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este jueves que no tiene "ninguna duda" de que Unidas Podemos está actuando como un socio "leal" dentro del Ejecutivo, cuya coalición, ha recalcado, se ha "soldado" más tras el reto que ha debido afrontar ante la pandemia del coronavirus.

En una entrevista con la Sexta, el jefe del Ejecutivo ha agradecido el papel desempeñado en esta crisis por todos los ministros, los socialistas y los de Unidas Podemos, y ha afirmado que el Gobierno va a "garantizar estabilidad" completando los cuatro años de legislatura porque España necesita "reconstrucción, recuperación, transformaciones y unidad".

Una unidad que según ha insistido en varios momentos de su diálogo no es un "regalo" que haga el Gobierno a la oposición o viceversa, cuando el país ha sufrido una crisis sanitaria sin precedentes, sino una "obligación" de todos.

Eso sí, Pedro Sánchez ha lamentado que el PP haya "jugado" con el estado de alarma, que comenzó apoyando y del que luego se desmarcó porque se ha ido "mimetizando" con la "ultraderecha", mientras Ciudadanos ha tenido la "inteligencia" de ocupar ese espacio que ha dejado el PP en su "querencia" hacia los postulados de Vox.

Esa estrategia "de acoso y derribo" al Gobierno protagonizada por PP y Vox ha hecho sin embargo que la coalición esté "más fuerte que nunca", ha reiterado.

Sánchez ha recordado que los grupos de los partidos que conforman el Ejecutivo solo suman 155 escaños, por lo que debe buscar apoyos para llegar a los 176 que permitan sacar adelante unos presupuestos generales que confía en aprobar antes de que acabe el año.

Pero ha advertido de que estos presupuestos van a estar "evidentemente muy vinculados" a lo que se consiga del fondo de recuperación europeo, y ha considerado "necesario e imperativo" que se alcance un acuerdo sobre dicho fondo este mismo mes de julio.

Pedro Sánchez pretende recabar respaldo a los presupuestos manteniendo el "diálogo" con todos que asegura ha practicado durante el estado de alarma para así "tender puentes con aquellos que quieren hacer política".

Aquí ha citado a las fuerzas independentistas catalanas, a las que ha pedido que antepongan la "agenda de la recuperación" a sus otras reivindicaciones.

También sobre la mesa catalana ha reafirmado que la "agenda del reencuentro" que fijó con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, antes de la pandemia, "sigue vigente".

Sobre las próximas elecciones autonómicas en Galicia y la previsión de que el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, repita su mayoría absoluta, ha advertido de que todavía "hay que jugar el partido" y el PSdG acude con el "mejor candidato", que es Gonzalo Caballero.

También hay comicios el 12 de julio en el País Vasco, donde el líder socialista quiere que la candidata del PSE Idoia Mendia sea lehendakari porque gane las elecciones.

A ella se ha remitido sobre todas aquellas cuestiones relativas a posibles pactos con EH Bildu, una "ecuación" en la que ha recordado que la candidata no quiere entrar.

Ha eludido Pedro Sánchez comentar el "caso Dilma" que afecta al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, bajo el argumento de que nunca se pronuncia sobre cuestiones judiciales.

Y ha advertido de que la oposición ve "conspiraciones en todos los lados" pese a que su Gobierno, "a diferencia de otros", sí respeta la independencia de los tribunales.

Ha confirmado el presidente que tras las elecciones gallegas y vascas y antes de la cumbre europea del 17 y del 18 se verá con los primeros ministros de Suecia y de Holanda, dos de los países denominados "frugales" que pretenden imponer duras condiciones al reparto de los fondos europeos.

Ha recordado que con el primer ministro holandés, Mark Rutte, tiene amistad aunque no comparten la misma visión sobre cómo repartir el fondo.

Mientras el holandés pide condiciones España las rechaza, y si Rutte apuesta porque el Consejo Europeo dé el visto bueno a los planes de cada país, lo cual obliga a una decisión unánime, el Gobierno prefiere que esta función la desempeñe la Comisión. EFE.