Quantcast
ÚNETE

El Síndic y entidades alertan en el Parlament sobre la crisis social que deja la Covid

BARCELONA, 30/06/2020.- El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, duranyte la presentación de una propuesta de medidas urgentes para hacer frente a la crisis post-Covid, que ha sido realizada junto a .la Mesa del Tercer Sector, Cáritas, Cruz Roja, Amics de la Gent Gran, el Banco de Alimentos y la Comunidad de San Egidio. EFE/Quique Garcia BARCELONA, 30/06/2020.- El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, duranyte la presentación de una propuesta de medidas urgentes para hacer frente a la crisis post-Covid, que ha sido realizada junto a .la Mesa del Tercer Sector, Cáritas, Cruz Roja, Amics de la Gent Gran, el Banco de Alimentos y la Comunidad de San Egidio. EFE/Quique Garcia

El Síndic de Greuges en funciones, Rafael Ribó, ha comparecido este martes en el Parlament junto a representantes de entidades sociales catalanas para "lanzar un grito de alerta" sobre la crisis social que deja tras de sí la emergencia de la Covid-19 y para pedir a los diputados que "se arremanguen".

Ribó ha compartido conferencia de prensa con representantes de la Mesa del Tercer Sector, Cáritas, Cruz Roja, Amics de la Gent Gran, el Banco de Alimentos y la Comunidad de San Egidio. Todas estas organizaciones, pertenecientes a la Mesa de Emergencia Social constituida el pasado 11 de junio, han consensuado una propuesta de medidas urgentes para hacer frente al escenario post-Covid, vertebrada en cinco ejes.

Además del documento presentado, Ribó ha urgido a los grupos parlamentarios a "hincar los codos" para legislar sobre las entidades sociales, que son privadas y sin ánimo de lucro, las cuales atienden a las personas más vulnerables porque "las administraciones se muestran ausentes".

"El mundo privado está substituyendo al público" y, por ello, se requieren de "medidas inmediatas y urgentes" para establecer "un marco más claro" de actuación, es decir, "es necesaria una ley". La norma en cuestión, ha defendido el Síndic, debería definir "un reconocimiento legal" de las entidades privadas sin ánimo de lucro, indicar los canales de "interlocución directa" entre administración y entidades y establecer una "contribución de financiación pública" a este sector.

Por otra parte, el documento hoy presentado se desarrolla a partir de cinco premisas: asegurar unas condiciones de vida digna, una vivienda digna, medidas relativas a las personas mayores, otras con relación a los derechos de los menores de edad y, finalmente, actuaciones para encarar la emergencia sanitaria. Las listadas, ha insistido el Síndic, son medidas de carácter "estructural" que deberían ser aplicadas de forma "inmediata y urgente".

Entre las propuestas enumeradas se cuenta la recomendación de "efectuar modificaciones normativas en la renta garantizada de ciudadanía, con el objetivo de coordinarla con el ingreso mínimo vital y revisar las incompatibilidades previstas en este instrumento".

También se pide "un pacto nacional para la vivienda de emergencia" o "poner fin a la opacidad informativa sobre la gestión de las residencias", así como "crear fondos extraordinarios para políticas de infancia y de atención social para los colectivos más vulnerables.

Las entidades sostienen que la crisis de la COVID-19, que ha sido sanitaria pero "también ha comportado inmensas consecuencias sociales y económicas", "recae en un sistema de protección social que sufre déficits estructurales derivados de la baja inversión en Cataluña y en el Estado".

"Para fortalecer el estado del bienestar y garantizar los derechos sociales como verdaderos derechos subjetivos, se necesitan reformas profundas mediante medidas normativas, estructurales y financieras que impliquen realmente cambios en la concepción y la garantía de los derechos sociales, así como el incremento de inversiones para financiar los servicios o las prestaciones económicas para garantizar estos derechos básicos", rezan los firmantes.

En la rueda de prensa, la presidenta de la Mesa del Tercer Sector Social, Francina Alsina, ha puesto número a esta urgencia: las entidades catalanas han atendido durante la emergencia del coronavirus a más 640.000 personas. Las demandas de ayuda en alimentación se han multiplicado por tres con relación a periodos ordinarios y la cifra de quienes han solicitado ayuda por problemas con la vivienda se ha multiplicado por dos. EFE.