Quantcast
ÚNETE

L'Hospitalet abrirá las escuelas bressol el 29 de junio, tras pasar a fase 3

El Ayuntamiento de L'Hospitalet abrirá las escuelas bressol de la ciudad el 29 de junio, días después de que previsiblemente la ciudad haya pasado a la fase 3 de la desescalada por la pandemia de la COVID-19.

La alcaldesa de la ciudad y presidenta de la Diputación de Barcelona, Nuria Marín, ha informado de esa fecha en una entrevista este sábado con TV3, en la que ha expresado su satisfacción por el pase el próximo lunes a la fase 2 de la desescalada y en la que ha pedido "responsabilidad" a los ciudadanos para el buen desarrollo del trabajo conjunto contra el coronavirus.

Marín, preguntada por la reapertura de esos centros y la demanda de ayudas de las escuelas bressol de titularidad privada, ha indicado que las que son de propiedad municipal abrirán a finales de junio y que las peticiones de las privadas las ha elevado a la Generalitat, que es la administración competente.

La alcaldesa ha incidido, sin embargo, en que entiende esas peticiones porque es un sector que lo ha pasado "muy mal" en el confinamiento.

Marín ha señalado también que "es una buena noticia" el pase a la fase 2 de la ciudad y, ante la eventualidad de que se pudiera entrar en la fase 3 solo una semana después, ha subrayado que la decisión no corresponde a los ayuntamientos.

Sí es responsabilidad de los ciudadanos, ha insistido, que se respeten las distancias de seguridad entre personas. "Hago una llamada a la responsabilidad", ha agregado Marín, quien ha puntualizado que los hospitalenses "han sido muy responsables" en el confinamiento.

Ha recordado, ante la petición de ayudas por parte de los empresarios de la ciudad y de Baix Llobregat, que hace semanas ya propuso la negociación de "un pacto de ciudad" para relanzar la economía local.

Marín ha indicado, en este sentido, que el ayuntamiento ultima el proyecto para hacer de L'Hospitalet una referencia europea en el ámbito de la biomedicina aprovechando la presencia del complejo médico de Bellvitge, centros de investigación, Instituto Catalán de Oncología (ICO) y la Universitat de Barcelona, plan para el que, ha dicho, cuenta con el apoyo de la Generalitat y el Gobierno central.

La alcaldesa ha cifrado en unos 20 millones el coste para el ayuntamiento de la crisis por la COVID-19 dado que ha dejado de ingresar parte de los tributos y ha debido gastar más.

En este sentido, ha vuelto a pedir al Gobierno central que deje a los ayuntamientos gastar la totalidad del superávit acumulado en los últimos años y no sólo el 20 por ciento, como se acordó hace semanas.

Marín ha reiterado las críticas que vertió en los pasados meses por la gestión de la Generalitat en el ámbito de las residencia de ancianos al inicio de la pandemia pero ha reconocido que tras pasar las competencias de esos centros al departamento de Salud, "ha cambiado la situación". EFE.