Quantcast
ÚNETE

Olona (VOX) atribuye a Sánchez una estrategia de acoso y derribo a la jueza del 8M

La secretaria general de Vox en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona, ha atribuido al Gobierno de Pedro Sánchez una estrategia de "acoso y derribo" contra la jueza Carmen Rodríguez-Medel, que instruye la causa sobre la manifestación del 8 de marzo.

Olona ha calificado este lunes en una entrevista en esRadio de "escandaloso" la "intromisión ilegítima" del poder ejecutivo en el judicial con el cese del teniente coronel Diego Pérez de los Cobos en la jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, supuestamente por el informe sobre el 8M remitido a la jueza.

"Es una línea roja que se ha cruzado como yo no recuerdo", ha dicho la diputada de Vox, que ha denunciado que se ha atacado a la magistrada para tratar de tumbar la causa contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por autorizar la manifestación.

Igualmente, ha añadido, se ha atacado a la Guardia Civil por un informe que la propia jueza, que es a quien compete valorarlo, ha calificado de "brillante".

En su opinión, al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, "solo le interesa su propia aspiración personal" y "ha sido tan indigno de cesar un hombre que le salvó la vida desarticulando el comando Vizcaya".

"No ha tenido ningún tipo de escrúpulos para cesarle a pesar de esas vinculaciones incluso personales", ha lamentado Olona, para quien "desde luego, hay una estrategia en marcha por parte del Gobierno de acoso y derribo a la magistrada Rodríguez-Medel".

Y ha recalcado que, para ello, "no ha tenido ningún escrúpulo en activar tanto a la Fiscalía del Gobierno como la Abogacía del Gobierno".

Olona ha criticado, por otra parte, que Sánchez practique la "teoría de la equidistancia" con los "insultos" de su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, contra Vox.

La misma equidistancia, ha dicho, que se vivió en el País Vasco respecto a la banda terrorista ETA y que colocaba en un mismo plano de igualdad a víctimas y asesinos.

Según ha incidido, es Iglesias quien ha llamado "parásitos" y "golpistas" a Vox y no se puede equiparar esa "violencia verbal" que esconde "un profundo odio" con "una legítima fuerza política que no descalifica, sino que lo que hace es su función de control al Gobierno". EFE.