Quantcast
ÚNETE

"Don Fernando", "la señora marquesa" y "el hijo del terrorista"

  • Escrito por Ángel A. Giménez
  • Publicado en Nacional

"Don Fernando", "la señora marquesa" y "el hijo del terrorista" han sido los tres personajes principales de la sesión del Congreso de este miércoles, primer día de luto oficial por las víctimas del coronavirus.

"Don Fernando" es como el portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal, ha llamado al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, antes de recordarle otros ceses anteriores, decirle que "no respeta nada" y que pertenece a un Gobierno empeñado en tener "una administración servil".

"La señora marquesa" es cómo el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha llamado a la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo para, con mofa, recordar la estirpe de la diputada.

En respuesta, "hijo de terrorista" es el nombre que, sin mofa, Álvarez de Toledo ha dado a Iglesias.

Grande-Marlaska, Álvarez de Toledo e Iglesias han sido por tanto los protagonistas de una sesión con escasos instantes de concordia, acaso el inicio, el minuto de silencio de media mañana y los lances económicos del pleno, en los que la discrepancia se ha quedado en eso.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a las 10.00 horas, ha iniciado el pleno con un recuerdo a los más de 27.000 fallecidos por COVID-19 y a sus familiares. Este miércoles es el primero de los diez días de luto oficial.

El negro de su atuendo, incluso el del traje y la corbata de Pedro Sánchez, presagiaron una sesión de tono comedido. Error.

El líder del PP, Pablo Casado, el primero en tener la palabra, ha empezado así su pregunta a Sánchez: "Por fin se ha puesto la corbata negra; ya si es capaz de contabilizar bien los fallecidos, alcanzaría la nueva moralidad".

El presidente del Gobierno le ha respondido: "Estas diez semanas lo único que ha hecho ha sido posar".

A su juicio, el líder del PP se ha enfrascado en un "concurso de posados" con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Para que no cojeara la ocurrencia, Sánchez ha recordado aquella foto de los primeros días de pandemia en la que Casado se mostraba afligido frente al espejo de un lavabo por cuyo grifo caía el agua.

Que Iglesias iba a ser protagonista del día se vio venir en su cara a cara con el diputado del PP por Murcia Teodoro García Egea, número dos del partido.

"¿Está llamando a la insubordinación de las fuerzas de seguridad del Estado?", le ha preguntado tras reprobar la actuación del Gobierno en esa "renovación" de los cuadros de mando de la Guardia Civil.

Aquí el vicepresidente estaba mosqueado; luego no lo ha podido disimular.

En la pregunta siguiente, tras decirle al diputado de EH Bildu Oskar Matute que estaba de acuerdo con él y escuchar las carcajadas irónicas de la bancada del PP, les ha espetado: "¿Pero de verdad se van a reír en un día como hoy? La falta de educación es su seña de identidad (...) Es vergonzoso".

Siete preguntas ha respondido Marlaska, todas sobre lo mismo: el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos, la renuncia del director adjunto de operaciones y la inesperada equiparación salarial aprobada ayer.

"Vergüenza", "irresponsable", "ha dilapidado todo su prestigio", "no se puede caer más bajo", "ineptitud" son algunas de las expresiones que le ha proferido la diputada del PP Carolina España, para quien el corolario es: "Si tiene dignidad, dimita; si no, también".

Vox le ha pedido lo mismo y Cs, también. Sus diputados estaban enfadados. "¿Usted cree que la Policía es tonta?", le ha preguntado Edmundo Bal.

El ministro se ha defendido sin moverse un ápice de tres mensajes: no conoce el informe polémico sobre el 8M, no ha cometido injerencias y no ha improvisado la equiparación salarial.

En un alarde de defensa-ataque, ha acusado a PP, Vox y Cs de mentir, prodigarse en "falsedades", esparcir "odio" y querer apropiarse de las fuerzas de seguridad del Estado.

Ha sido en el último acto cuando el clímax ha estallado, gracias a la interpelación entre Álvarez de Toledo e Iglesias, dos oradores sin freno.

Portavoz del PP: "Usted es el hijo de un terrorista. A esa aristocracia pertenece: la del crimen político". Vicepresidente: "Cometer un delito en esta tribuna es algo que solo alguien con títulos nobiliarios es capaz de creer que le puede salir gratis".

"Embajador de ETA y Batasuna en el Gobierno", "burro de Troya de la democracia", "discípulo de los ayatolás de Irán", "proahijado de Chavez y Maduro", usan la bandera para "dividir y agitar el odio", partido "corrupto", emplean la Constitución como un "ladrillo para lanzar al adversario"... Son algunas cosas más que se han dicho.

La semana que viene volverá el pleno. EFE.