Quantcast
ÚNETE

La construcción prevé una caída del 25% y urge inversiones

El parón de la construcción a raíz del coronavirus ha tenido un fuerte impacto en el sector en Cataluña, que prevé que la inversión caiga entre un 20 y un 25 % este año, por lo que reclama a las administraciones públicas un esfuerzo inmediato para sostener a las empresas y el empleo actual.

La Cámara Oficial de Contratistas de Obras de Cataluña (CCOC) ha advertido este miércoles de que la crisis sanitaria ha roto la tendencia al alza que apuntaba la edificación privada y la obra pública en los primeros meses del año y conducirá al sector a la recesión.

Con fecha del 21 de mayo, el número de expedientes de regulación de empleo temporales, ERTE, presentados en el sector se elevaba a 7.827, de los que 7.329 son por fuerza mayor, afectando a 45.695 trabajadores, según ha explicado en conferencia de prensa telemática el presidente de CCOC, Joaquim Llansó.

Estos 45.695 trabajadores afectados por un ERTE suponen una tercera parte de los afiliados al Régimen General de la Seguridad Social.

Llansó ha señalado que cerca del 80 % de las obras que estaban en marcha antes de la irrupción de la pandemia ya han recuperado la actividad, por lo que no se esperan despidos a corto plazo, aunque ha alertado de que "el problema vendrá a medio plazo", tras el verano, si no se hace un esfuerzo público-privado para mantener las inversiones.

El presidente de la Cambra Oficial de Contratistas de Obra de Cataluña confía en que la actividad pueda recuperarse de manera rápida y que el sector pueda ver un crecimiento del PIB en 2021 del 6 o el 7 %.

A su juicio, el impacto futuro de la pandemia es difícil de prever y dependerá de las inversiones que se realicen en el sector. Ante las incertidumbres, este organismo insta a las administraciones públicas a realizar "un esfuerzo inversor" para salir de la crisis y les ha pedido que éste sea "pla

nificado, recurrente y ordenado en el tiempo", priorizando las inversiones con más beneficios, entre las que considera debe estar la construcción.

En este sentido, los contratistas de obra han puesto en valor que la construcción es un sector "con un alto retorno económico y social" y una "pieza clave para la recuperación económica".

Por sectores, la CCOC prevé que la construcción residencial se mantenga parada un tiempo hasta que vuelva la confianza en la economía y se genere nuevo empleo, mientras que cree que los agentes inversores congelarán también los proyectos en marcha menos avanzados y no se iniciarán nuevos.

La Cámara es también pesimista respecto a la recuperación de la rehabilitación y cree que la inversión en obra pública sufrirá un descenso, como ocurrió en la crisis de 2008.

En 2019, la inversión en construcción en Cataluña aumentó un 2,8 % en volumen, alcanzando los 19.754 millones de euros, lo que supone alrededor de un 8 % del PIB, cifra que la Cámara de Contratistas advierte que ya estaba "muy por debajo" de los 33.716 millones de inversiones del 2008.

Por su parte, el número de viviendas acabadas en Cataluña aumentó un 78 %, con un total de 12.919, un 17 % de las que se acabaron en 2007; mientras que la licitación creció un 17 %, hasta los 1.947 millones de euros. EFE.