Quantcast
ÚNETE

Chaquetillas de cocineros ante el Congreso en un acto de "desesperación"

  • Escrito por Pilar Salas
  • Publicado en Nacional
El chef Juanjo López, de La Tasquita de Enfrente, lee hoy martes un manifiesto de protesta ante el Congreso de los Diputados para reclamar un mayor diálogo con el Gobierno y medidas de apoyo a un colectivo que aporta el 6,2 % al PIB nacional y da empleo a 1,7 millones de personas.- EFE/Fernando Alvarado El chef Juanjo López, de La Tasquita de Enfrente, lee hoy martes un manifiesto de protesta ante el Congreso de los Diputados para reclamar un mayor diálogo con el Gobierno y medidas de apoyo a un colectivo que aporta el 6,2 % al PIB nacional y da empleo a 1,7 millones de personas.- EFE/Fernando Alvarado

Quieren reabrir, pero "para seguir abriendo siempre" y las medidas adoptadas para la hostelería no lo permiten. Por eso cocineros y propietarios de bares, tabernas, restaurantes y caterings han reclamado este martes ante el Congreso de los Diputados que se les escuche.

Convocados por la Federación de Cocineros y Reposteros de España (Facyre) en representación de todo el mundo de la gastronomía -incluyendo los productores que los abastecen y cuya supervivencia también peligra- su intención era depositar las chaquetillas de cocineros en las escalinatas del Congreso, pero la policía se lo ha impedido y han tenido que hacerlo enfrente, junto a la escultura de Cervantes.

Sólo a una veintena se les ha autorizado a estar en la Plaza de las Cortes en la lectura del manifiesto reivindicativo, que ha comenzado con un minuto de silencio por los fallecidos por el COVID-19, de forma que los aproximadamente 200 asistentes en representación de un sector que aporta el 6,2 % al PIB nacional y da trabajo a 1,7 millones de personas, se han distribuido por los aledaños.

Un gremio poco dado a las reclamaciones y protestas, han recordado, y sí dispuesto a colaborar en causas solidarias como muchos han hecho y continúan haciendo estas semanas cocinando para sanitarios y personas desfavorecidas que, además, ha sido "la solución en otras crisis". "Y en esta sin duda, también ayudaremos porque estamos deseando que nos dejen ayudar", ha leído Juan López, de la reputada Tasquita de Enfrente.

Por ello han reconocido que su protesta es un acto de "desesperación" por su momento de "extrema debilidad", pero también de "esperanza" y una declaración "de amor" por un trabajo que "forma parte del tejido empresarial y emocional de este país".

Han lamentado que el Gobierno no les haya tenido en cuenta para tomar decisiones que afectan a sus vidas y a sus negocios, le han ofrecido diálogo y le han pedido medidas "razonables" como la flexibilización de los ERTE, su prolongación de junio al 31 de diciembre, reducción del IVA como han hecho otros países europeos y "fluidez" en los créditos ICO.

Según datos que maneja el sector, durante las primeras semanas de apertura de negocios de hostelería en la fase 1, tan solo el 15 % de las terrazas que podían abrir lo han hecho y, "con unas cifras de facturación muy bajas".

"No se trata de abrir por abrir, sino de seguir abriendo siempre. El problema es mantenerse", ha dicho a Efe Sacha Hormaechea, al frente de Sacha, lugar de culto para cocineros y gastrónomos.

"Somos los primeros que tenemos que enseñar cómo está España, ante el viajero local o extranjero. Bares y restaurantes daremos la sensación de si merece la pena venir o no. Y queremos seguir transmitiendo felicidad, pero la situación es muy complicada".

Sacha planea abrir su terraza, con el aforo restringido, el 2 de junio. Otros, como Ramón Freixa -con dos estrellas Michelín en el restaurante homónimo, Ático y catering- esperarán a septiembre porque no le convencen las restricciones actuales para dar el servicio que su clientela "merece y demanda", ha informado a Efe quien ha reconocido estar "muy triste" por los que cerrarán ante la "dureza" de la situación".

La vive con "inseguridad e incertidumbre, ya rayano en el miedo", Diego Guerrero, con dos estrellas Michelín en DSTAgE y su espacio más informal, Dspeakeasy, inaugurado el pasado agosto. "La fecha de apertura depende del Gobierno.

Si los ERTE no se prolongan más allá del 30 de junio, tendré que abrir, pero en esas condiciones mis negocios son inviables. Venimos debilitados de un cierre de tres meses y ¿cómo estará Madrid en verano?", ha manifestado a Efe.

Opinión compartida por Rodrigo García, de Arima, un pequeño local con barra y comedor siempre abarrotados por los conocedores de su cocina de producto de raíces vascas. "Las pérdidas son horribles. Si no flexibilizan y prolongan los ERTE es imposible ser rentables", ha reconocido a Efe quien recalca, como el resto de sus compañeros, que "nadie quiere prescindir de sus trabajadores".

"Yo sin mi equipo no soy nada", ha subrayado al respecto a Efe Juanjo López, quien tras leer el manifiesto ha recordado los múltiples gastos fijos que tienen bares, restaurantes y cafeterías (alquileres, luz o gas, entre otros) que dificultan la reapertura sin las ayudas demandadas al Gobierno.

"Yo aún no tengo fecha, pero no se puede abrir a cualquier precio". Samantha Vallejo-Nágera, además de juez de "MasterChef", lleva adelante un catering desde hace 25 años y califica la situación de "dramática" por las cancelaciones de eventos y celebraciones.

"Ves como tu vida profesional desaparece, es un tsunami. Sé que este año tendré pérdidas, seguro", ha lamentado a Efe. La presidenta de Facyre, Pepa Muñoz (El Qüenco de Pepa), ha subrayado que el sector ha sido "prudente" y ha esperado a que al menos toda España esté en fase 1 para plantear sus reivindicaciones.

"Faltan medidas de apoyo y normativas claras en cuanto a seguridad higiénico-sanitaria, que también suponen una inversión. Por favor, que nos escuchen. Tenemos una de las mejores gastronomías del mundo, que no la dejen caer". EFE.