Quantcast
ÚNETE

Aptitud y buena actitud, garantías para el mejor cuidado de las personas mayores

  • Escrito por Pilar Mazo
  • Publicado en Crónicas
Aptitud y buena actitud, garantías para el mejor cuidado de personas mayores / EFE. Aptitud y buena actitud, garantías para el mejor cuidado de personas mayores / EFE.

"Aptitud con 'p' y la buena actitud para cuidar son garantía para que los mayores o dependientes reciban los mejores cuidados",lo que se ha visto necesario durante la pandemia de la COVID-19, ha explicado a Efe Aurelio López-Barajas, CEO de "Supercuidadores, S.L.", entidad acreditada para impartir y expedir certificados de profesionalidad en atención sociosanitaria a personas con dependencia.

Esta entidad, adscrita a la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y que lleva seis años impartiendo estas certificaciones, ha querido también contribuir en la lucha contra la COVID-19 con una oferta formativa on line para cuidadores profesionales y familiares y población en general.

Según López-Barajas, los dos grandes sistemas de atención a personas mayores y dependientes son el ámbito de los centros sociosanitarios (residencias) y el domiciliario, a través de gerocultores, en el primer caso, y de auxiliares de ayuda a domiciliario, en el segundo.

Más del 40 por ciento de estos profesionales, en el ámbito de las residencias; y alrededor del 60 por ciento en el ámbito domiciliario carecen de la titulación o cualificación requerida, datos que reflejan la necesidad que tiene este sector de profesionalizarse aún más para conseguir dignificar la figura del cuidador, ha precisado.

Esta pandemia, ha proseguido, va a poner de manifiesto esta carencia de cualificación por parte de muchos profesionales y los efectos de esta crisis sanitaria no son culpa de este déficit en la cualificación profesional sociosanitaria, pero "una correcta cualificación sí facilita la prestación del servicio y el que se evite, en mayor medida, la propagación de la enfermedad".

La situación actual de los certificados de profesionalidad en atención sociosanitaria a personas mayores y dependientes es que son exigibles por ley, pero la Administración ha dado un margen hasta el año 2022 para obtenerlos, siempre y cuando la persona que presta el servicio cumpla una serie de características de experiencia y edad, ha detallado.

Cuando la Administración exigió hace unos ocho años estos certificados, en su opinión, no debiera haber ido extendiendo el plazo para obtenerlos porque, actualmente, en su opinión, la crisis que ha originado esta pandemia del coronavirus hubiera contado con un mayor número de cuidadores profesionales.

Desde su punto de vista, la falta de recursos económicos para hacer frente al coste que supone esta formación explica esta carencia, que entiende que ha ido en detrimento de la calidad del servicio que se presta a los mayores dependientes porque "la obtención de esta formación cualificada es la manera de garantizar la cualificación y profesionalización del servicio que se presta".

Entre otros aspectos, ha recalcado que el personal de las residencias y del servicio de ayuda a domicilio es sociosanitario, centrado en el cuidado de la persona y no en curarla, que es algo que compete al personal sanitario y con el que también deben contar estos centros.

"Desgraciadamente", ha incidido, en esta pandemia se ha constatado que no ha habido los medios adecuados para evitar la propagación del contagio tanto en el personal sociosanitario como en las personas a las que han atendido".

Desde la experiencia profesional de la entidad que dirige, aboga por "una trazabilidad en el servicio de atención al mayor", lo que exige "una coordinación del sistema social, asistencial y sanitario" entre Administraciones públicas y empresas para dotar de un mejor servicio a las personas mayores, fundamentalmente.

La firma que dirige, en los últimos seis años, ha expedido más de mil certificados de profesionalidad en atención sociosanitaria a personas dependientes, a través de una formación individual de 450 horas, de las que 80 son de prácticas y el resto on line. EFE.