ÚNETE

Los comercios facturan un 20% menos tras su vuelta a la actividad

Los comercios barceloneses han facturado en su primera semana de apertura sin cita previa entre un 15 y un 30 % menos respecto a lo que vendían antes de la crisis de la COVID-19, pese a que hay grandes diferencias entre los barrios y el centro de la ciudad, donde hay pocos vecinos y ningún turista.

El presidente de Comertia, David Sánchez, ha explicado a EFE que la gran concentración de despachos profesionales que alberga el centro de la ciudad, en un momento en el que mucha gente teletrabaja y la movilidad está restringida, sumada a la ausencia de turistas ha perjudicado a esta zona antes llena de gente.

Según Sánchez, la gran mayoría del comercio de proximidad, aproximadamente un 80 %, ha abierto sus puertas esta semana, mientras que muchas de las grandes cadenas han permanecido cerradas porque su superficie excede los 400 metros cuadrados permitidos y el operativo para abrir, en esas circunstancias, es más complicado.

El presidente de Comertia considera que el balance de esta semana es "correcto y según lo esperado" y asegura que ha visto "ganas de consumir" después de tantos días de encierro.

"Creo que cada semana tiene que ir un poco mejor", ha señalado Sánchez, que espera que, una vez llegue la fase 3, los niveles de consumo se acerquen a los que había antes de la pandemia.

"La mejor medicina para que no haya una crisis económica es consumir en la medida de nuestras posibilidades", ha declarado, por lo que ahora toca "consumir razonablemente" y no posponer las compras para recuperarnos lo antes posible.

También cree que la "compra por impulso" se ha visto algo afectada dada la situación en la que nos encontramos, pero ha destacado la buena disposición de la gente y la "gran responsabilidad" con la que estamos asumiendo la nueva normalidad, como lo demuestran las colas que se hacen para entrar a un supermercado o para comprar un helado.

Sánchez no ha querido aventurarse a avanzar cuál será el balance que deje la crisis de la COVID-19 en el comercio porque "sería hacer ciencia ficción" y ha apostado por ser "prudentes" e ir viendo cómo evoluciona día a día.

Por su parte, el vicepresidente de la asociación Barcelona Comerç, Pròsper Puig, opina que la venta por impulso se está viendo "bastante" afectada en esta vuelta a la actividad y que la mayoría de la gente que entra en una tienda ya sabe lo que quiere comprar.

En parte, esto es debido a la limitación de clientes que hay en cada establecimiento en función de los dependientes y de los metros cuadrados, cosa que, según Puig, puede desanimar a algunas personas que entran en las tiendas a mirar y, en muchos casos, acaban comprando.

Sobre las rebajas, aunque ya hay comercios que las anuncian, es muy posible que entre la semana que viene y la próxima la mayoría de los establecimientos ya las tengan en marcha.

"Cuando abran las grandes cadenas, la mayoría de la gente se sumará a las rebajas para quitarse el 'stock' de producto que tienen", ha señalado Puig.

También el presidente de Comertia cree que la mayoría de comercios necesita dar salida a la gran cantidad de productos que se han quedado en la tiendas ante la repentina llegada de la pandemia que obligó a cerrar los comercios casi de un día para otro. EFE.