Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Se dispara la curva de la tensión política a medida que cae la de la epidemia


MADRID, 20/05/2020.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en el pleno del Congreso que debate y vota este miércoles la quinta prórroga del estado de alarma. EFE/Ballesteros MADRID, 20/05/2020.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en el pleno del Congreso que debate y vota este miércoles la quinta prórroga del estado de alarma. EFE/Ballesteros

Pedro Sánchez saca adelante la quinta prórroga del estado de alarma, de nuevo con el apoyo de Cs y sin el de ERC, que advierte de que se acaba el “espíritu de la investidura". El PP vota en contra y su líder, Pablo Casado, ataca con dureza renovada a Sánchez. Cada semana que pasa se dispara la curva de las tensiones políticas a medida que cae la de la evolución de la epidemia, mientras en la calle la desescalada convive con las protestas.

Una desescalada que las autonomías perfilan para los cambios de la próxima semana, en la que, según todos los indicios, pasarán a fase 1 Madrid, Barcelona y su área metropolitana y las nueve capitales castellanoleonesas. Todas las comunidades que ya están en esta fase, menos la Comunidad Valenciana, ya han anunciado que pedirán avanzar a la 2, con algunas limitaciones puntuales y algunas propuestas específicas.

El Ministerio de Sanidad sigue insistiendo en que la evolución de la epidemia es “muy favorable” más allá de cualquier posible lectura de los datos diarios que se ofrecen, trastocados por validaciones y depuraciones de series que impiden una interpretación lineal.

Los datos de este miércoles señalan un aumento del número de contagios comunicados en las últimas 24 horas hasta los 416, con Madrid a la cabeza, y de las defunciones, que siguen por cuarto día por debajo del centenar con 95 muertes, 40 de ellas en Cataluña. La epidemia ha afectado en España a 232.555 personas diagnosticadas mediante PCR y ha causado la muerte a 27.888, certificadas por las mismas pruebas

POLARIZACIÓN Y REPROCHES

Pedro Sánchez, cada vez con menos margen (177 síes, 162 noes y 11 abstenciones), ha conseguido aprobar la quinta prórroga del estado de alarma, que se prolongará, de este modo, hasta el 7 de junio. De nuevo con el PNV y de nuevo, sobre todo, con Ciudadanos. De nuevo sin ERC y esta vez también sin Compromís. ¿Habrá una sexta prórroga? ¿Lograría Sánchez entonces los votos necesarios?

Interrogantes aparte, el debate político previo a la votación ha mantenido su ascendente línea de críticas y reproches:

El presidente del Gobierno defiende la prórroga con un “nadie tiene derecho a derrochar lo conseguido estas semanas", dirigido al PP y su líder, Pablo Casado, le acusa de “despotismo” y de ir “como pollo sin cabeza” y dice que sería “una irresponsabilidad” apoyarle. Sánchez le recrimina que haya “dimitido de sus responsabilidades de Estado”.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, llama a las manifestaciones convocadas el sábado por su partido, dice que “la España de los balcones y las cacerolas es imparable” y clama justicia tras imputar a Sánchez, y también a Pablo Iglesias, “la muerte de miles de españoles”. Sánchez le menosprecia y le vincula con los nostálgicos del franquismo.

Llega uno de los momentos claves, el de ERC, cuyo portavoz, Gabriel Rufián, pronuncia la advertencia del día: esta votación se puede “llevar por delante, quizá de forma irremediable, el espíritu de la investidura”. Y le pide a Sánchez que elija entre ellos o Cs, como también se lo piden Joan Baldoví de Compromís, Íñigo Errejón de Más País, que al final vota a favor, Bildu y el BNG, que se abstienen.

Sánchez se aferra al argumento defendido por el hoy portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, y sostiene que no ha cambiado de socios ni de programa de investidura y que lo demostrará: “Aspiramos a sacar adelante los cuatro años de investidura con fuerzas distintas a la derecha, ahora estamos hablando de defender la salud”.

Polarización y peligrosa geometría variable.

ASIMETRÍA TERRITORIAL

La asimetría territorial es una de las características de la desescalada y en ella se mueven las autonomías para pedir al Ministerio de Sanidad su cambio de fase, como han anunciado desde que comenzó esta semana Madrid, Cataluña y Castilla y León, que se encuentran total o parcialmente en fase 0 con algunos alivios a las restricciones.

La Comunidad de Madrid ha decidido, dentro del pulso que mantiene con el Gobierno, interponer un recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo contra la decisión del Ministerio de Sanidad de denegarle en dos ocasiones la solicitud para avanzar de fase.

Todas las comunidades actualmente en fase 1 pedirán comenzar la semana que viene en la 2, excepto la Comunidad Valenciana que, tras incorporar a sus principales capitales el lunes, ha decidido esperar antes de avanzar tras detectarse un aumento del índice de reproducción del virus, con lo que se convierte en la primera autonomía que frena su desescalada.

Tampoco Castilla-La Mancha solicita pasar en bloque a la fase 2 y sólo lo demanda para las dos provincias que llevan ya 15 días en la fase 1 y no para las tres que se incorporaron hace hoy tres días, al contrario que Andalucía, que sí pide ese cambio de fase para todas sus provincias, incluidas las rezagadas Málaga y Granada, aunque no parece probable que se autorice.

Murcia ya ha adelantado también que no reclamará el cambio de fase para Totana, municipio de más de 31.000 habitantes, después de que se produjera un pequeño rebrote de la epidemia.

Los rebrotes son una de las principales preocupaciones de las autoridades sanitarias para las fases subsiguientes, de ahí que se siga apelando a la cautela cuando se ofrecen los datos de evolución de la epidemia, que este miércoles ha registrado un aumento de los contagios comunicados en las últimas 24 horas hasta los 416, aunque la diferencia con el global de ayer es de 518, en línea con las depuraciones de series en marcha, que impiden sacar conclusiones.

Pese a todo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha dicho que los números son coherentes y muy concordantes con días previos y, en todo caso, indican una evolución muy favorable", ya que solo 172 de los nuevos casos, 49 de ellos en Madrid, han iniciado síntomas en los últimos 7 días.

A VUELTAS CON LAS MASCARILLAS

Tras muchos consejos contradictorios, el uso de mascarillas será finalmente obligatorio desde este jueves en espacios cerrados y en la calle cuando no se pueda garantizar una distancia mínima de dos metros para los mayores de seis años y recomendable para los niños de entre 3 y 5 años, pero no para correr o ir en bici ni para aquellas personas con alguna dificultad respiratoria u otras contraindicaciones por motivos de salud.

El director del Centro de Coordinación de Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha tratado de justificar en parte las dudas y los cambios de parecer: “En una situación de escasez en el mercado de mascarillas quisimos ser muy prudentes a la hora de hacer recomendaciones que no se pudieran aplicar”.

Las mascarillas quirúrgicas e higiénicas, las más recomendables para la población, tienen una vida útil de entre 4 y 8 horas y, a la hora de conservarlas para un segundo uso, deben guardarse en una bolsa transpirable o un sobre de papel, pero nunca en el bolso o en el bolsillo.

La Organización Colegial de Enfermería y el Área de Enfermería de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Respiratoria recuerdan que las mascarillas quirúrgicas e higiénicas protegen a los demás a través de lo que se denomina protección comunitaria y su vida media útil es de entre cuatro y ocho horas.

Las fuerzas de seguridad podrán sancionar a las personas que no lleven puesta la mascarilla en los espacios cerrados de uso público y no atiendan el requerimiento de los agentes de abandonar el lugar, según las indicaciones del Ministerio del Interior en relación con la orden de Sanidad. EFE.