Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

CCOO y UGT reclaman una vuelta a las aulas con garantías sanitarias

Los sindicatos CCOO y UGT han coincidido en que la vuelta a las aulas debe hacer con garantías sanitarias para los trabajadores de los centros y para los alumnos y han reclamado un plan de planificación negociado para el próximo curso.

El secretario general de Enseñanza de CCOO, Francisco García, ha saludado que el Gobierno haya acordado que con carácter general no se reanuden las actividades lectivas presenciales hasta septiembre y hasta entonces, ha planteado la urgencia de abrir un debate para "redefinir los nuevos espacios y tiempos escolares, tal y como ha puesto de manifiesto la pandemia".

Respecto a la posibilidad de puedan volver algunos alumnos de último curso de Bachillerato o de escuelas infantiles en aquellas comunidades en las que la situación sanitaria lo permita, García opina que esa decisión debe estar supeditada a garantizar la salud del alumnado y del profesorado, debe ser negociada con los sindicatos, se deben dotar de equipos de protección y garantizar distancias.

"Exige pensar y preparar bien el curso que viene, desde el punto de vista organizativo y pedagógico, repensando qué contenidos básicos de la tercera evaluación hay que reenganchar, dotar de profesores de apoyo, hacer grupos más reducidos y una apuesta clara por la educación y con compromiso financiero".

El responsable de CCOO considera que hay que abordar la brecha digital que se ha puesto de manifiesto y dotar de medios a los profesores ante la posibilidad de que haya que volver a trabajar en algún momento de forma no presencial.

Para el Sector de Enseñanza de FeSP-UGT las medidas anunciadas generan más dudas que certezas y reclama que se antepongan los criterios sanitarios a cualquier otra consideración para la reanudación de actividades en los centros educativos.

Así, antes de la apertura de las aulas, propone que se realicen pruebas diagnósticas de PCR a los trabajadores que desempeñen actividades en los centros; el tratamiento individualizado, de cara a la actividad presencial, de las personas especialmente sensibles, como diabéticos o con enfermedades crónicas, la desinfección previa y periódicas medidas de limpieza general del centro y disponibilidad de jabones desinfectantes de uso rápido en todas ellas.

Además, reclaman que se proporcione a los trabajadores equipos de protección individual; limitar a las estrictamente imprescindibles las horas presenciales en los centros y disminuir la ratio del alumnado, así como establecer protocolos de actuación con medidas concretas sobre distanciamiento físico, eliminación de residuos o qué hacer en caso de alumnado o personas trabajadoras con síntomas.

Si hubiera actividades en julio, el sindicato reitera que deberían ser realizadas por personal ajeno a los centros educativos y pregunta por la situación de los trabajadores de las Escuelas Infantiles, "muchos de ellos acogidos a ERTE, cuando no directamente despedidos".

El sindicato destaca que el fin de los centros educativos no es la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, aunque sean un importante elemento conciliador, y que deben ser las empresas y las Administraciones públicas las que garanticen al conjunto de las personas trabajadoras esas medidas de conciliación.