Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Sanidad achaca el contagio de sanitarios a la poca protección por el desabastecimiento


El ministro de Sanidad, Salvador Illa. EFE/Víctor Lerena El ministro de Sanidad, Salvador Illa. EFE/Víctor Lerena

El Ministerio de Sanidad achaca el "alto contagio" de profesionales sanitarios -31.388 en España, según los últimos datos- a la "escasa" protección por el "grave" problema mundial de desabastecimiento, a lo que se suma el uso de mascarillas defectuosas, según han denunciado varias organizaciones.

En un documento técnico-científico sobre la enfermedad por coronavirus, Sanidad considera también que en una primera fase de la pandemia de coronavirus el desconocimiento de la transmisión a partir de casos asintomáticos pudo generar casos entre sanitarios "indebidamente" protegidos, así como que el peso de la transmisión intrafamiliar y comunitaria "pudiera ser importante" también.

El pasado viernes se conoció que el ministerio había distribuido mascarillas defectuosas a las comunidades autónomas, algunas de las cuales ya están tomando medidas como el aislamiento y la realización de PCR a los profesionales que las usaron.

Ese mismo día, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, admitió "problemas" con un lote de mascarillas FPP, pero solo en Aragón y Cataluña. Entidades como el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) señalaron que se trataba de una partida de mascarillas FPP2 de la empresa Garry Galaxy, proveedor del ministerio, en envoltorio de color verde, retiradas tras haberse distribuido a las comunidades.

Este lunes, Murcia ha informado de que medio millar de sanitarios están pendientes de que se les haga la prueba PCR para comprobar si se han contagiado tras usar mascarillas defectuosa enviadas por Sanidad, y otro número similar de enfermeros y médicos han podido regresar a su trabajo tras dar negativo.

En la Comunidad Valenciana, cinco departamentos de salud, tres de ellos de la provincia de Alicante y dos de la de Valencia, utilizaron esas mascarillas defectuosas, algunos en las UCI, y se les están realizando pruebas para determinar si han podido contagiarse.

Además, los sanitarios, que las usaron en días distintos, han sido apartados del servicio hasta conocer el resultado de las pruebas y las 16.000 mascarillas recibidas han sido devueltas.

También Canarias hará análisis de coronavirus al personal sanitario que considere que se ha podido exponer a un contagio al utilizar esos equipos. En el País Vasco, de las 124.000 mascarillas de la marca afectada, se distribuyeron 13.200, y se está trabajando en identificar en qué servicios y qué profesionales las usaron para hacer un seguimiento y establecer las medidas necesarias.

En Madrid, la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts) cree que la cifra de 100.000 mascarillas defectuosas que se está "manejando" es menor a la real, por lo que ha insistido en la necesidad de tener "datos oficiales".

Ante el hecho, el Consejo de Colegios Médicos ha anunciado que se personará como acusación particular en aquellos casos de contagio derivados de esta situación. Por su parte, el Consejo General de Enfermería ha calificado de "situación muy grave" y ha advertido de que los profesionales han usado estas mascarillas durante al menos 10 días pensando que estaban protegidos.

"Esta puede ser una de las principales razones por la que los contagios se siguen disparando", aseguran los enfermeros. EFE.