ÚNETE

Cataluña tiene a 1.529 enfermos graves en UCI, de un total de 2.010 camas

Cataluña tiene hoy martes a 1.529 enfermos graves de la COVID-19 ingresados en unidades de cuidados intensivos de un total de 2.010 camas de UCI, según ha explicado la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Procicat, la consellera ha informado de que la aplicación de móvil Stop Covid19 Cat tiene ya a unas 80.000 personas en seguimiento, de las que unas 56.000 son posibles casos de coronavirus.

Una gran parte de estos casos de personas infectadas son de carácter leve o menos grave que están siendo seguidas por los médicos y enfermeras de la Atención Primaria y que tiene como una de sus prioridades "la atención presencial", ha asegurado la consellera.

Vergés ha indicado que, si se han cerrado 46 centros de atención primaria y 462 consultorios de salud locales en toda Cataluña, ha sido para reorganizar la atención primaria, aumentar la atención domiciliaria y disponer de nuevos circuitos en los que poder hacer radiografías y ecografías.

El Instituto Catalán de la Salud, dependiente del departamento de Salud, ha cerrado 46 centros de atención primaria y 462 consultorios locales en toda Cataluña desde el inicio de la pandemia del coronavirus, lo que representa un 15 % y un 75 % del total.

Estos datos han sido facilitados por el departamento de Salud, que ha asegurado que este cierre de equipamientos "no quiere decir que éstos no presten asistencia en su población de referencia".

"Aunque no estén abiertos al público, continúan haciendo tareas asistenciales, como visitas por teléfono, econsulta, seguimientos de crónicos, embarazadas, vacunaciones de niños hasta los 15 meses, visitas domiciliarias y a residencias" de ancianos, han asegurado las mismas fuentes.

Esta política ha sido criticada por el presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC), Antoni Sisó, que ha considerado que el cierre de los centros de atención primaria "no ha sido buena idea", y también por profesionales sanitarios de la zona de Osona (Barcelona) y por la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFiCC).

Esta entidad ha considerado que "es un grave error cerrar centros de atención primaria y mover a sus profesionales a un hospital de campaña u hospital hotel, desplazando la especialidad y el conocimiento de la comunidad a otro ámbito que, seguro, no ayudará a las personas más vulnerables a mantener ni recuperar el estado de salud".

Respecto al plan de desconfinamiento y vuelta progresiva a la normalidad, que tendrá como asesor del gobierno catalán al investigador Oriol Mitjà, la consellera de Salud ha precisado hoy que se tendrá en cuenta el comportamiento de la epidemia y la densidad de población, a la hora de decidir las zonas que irán finalizando el confinamiento.

Barcelona y el área metropolitana tendrá, previsiblemente, un tratamiento diferente por la alta concentración de ciudadanos y el transporte público existente, como el metro, con relación a otros lugares de Cataluña, donde la densidad de personas es mucho más baja, según ha dejado entrever Vergés. EFE.