ÚNETE

El Govern avisa a Sánchez que no avalará unos pactos si prevé "recentralizar"

La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó. EFE/Quique García La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó. EFE/Quique García

La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha advertido este lunes al Gobierno de Pedro Sánchez de que la Generalitat no participará de unos nuevos Pactos de la Moncloa si lo que se pretende es "recentralizar" competencias.

El Gobierno aboga por forjar una reedición de los Pactos de la Moncloa de finales de los 70, para relanzar la economía española tras la crisis del coronavirus, pero en "clave" de defensa de la democracia, por lo que quedarían "al margen" quienes no la quieren.

En la rueda de prensa diaria que ofrece el Govern para actualizar datos sobre la crisis del coronavirus, Budó ha puntualizado que por ahora desconoce los detalles de la propuesta, pero ha avanzado cuál puede ser la postura de la Generalitat.

"Si se trata de unos pactos para relanzar la economía y se quiere hacer con lealtad, cooperación y de manera concertada con Cataluña, lo estudiaremos", ha asegurado. En cambio, "si se trata de una propuesta con la finalidad de recentralizar aún más el Estado, obviamente nosotros no estaremos, a nosotros no nos encontrarán", ha avisado.

Budó ha insistido en que "el 90 %" del material de protección individual en esta crisis ha sido comprado por la Generalitat y "solo el 10 % procede de las compras que hace el Estado español". Por ello, ha vuelto a reclamar la "descentralización de las competencias" en la compra de materiales, porque a su entender "es mucho más efectivo que se pueda gestionar desde cada territorio". También el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se ha referido a la idea de reeditar los Pactos de la Moncloa.

En declaraciones a Ràdio 4, Iceta ha reconocido que las probabilidades de repetir una fotografía similar a la de 1977 son escasas, a tenor de lo expresado ya por algunos partidos de la oposición: "Será muy difícil, no nos engañemos, porque las declaraciones que hacen lo demuestran".

En este sentido, ha indicado que "la actitud de las fuerzas políticas es muy diferente" del clima político que había a finales de los 70, cuando "todos tenían claro que había que ir a una para tirar adelante" tras "40 años de dictadura".

Por otra parte, en relación con las medidas de excepcionalidad vigentes, Budó ha pedido al Gobierno que, tras haber decretado, según ha dicho, "15 días tarde" el nivel más alto de confinamiento, "no se vuelva a equivocar" en el futuro a la hora de revertir las restricciones.

Budó ha emplazado al Ejecutivo central a escuchar "a los expertos científicos" y a acordar con ellos los protocolos necesarios para aplicar este eventual levantamiento de las medidas de confinamiento. También el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha llamado al Gobierno de Sánchez a no flexibilizar el confinamiento total a partir del 13 de abril y a esperar a tener mejores indicadores.

De acuerdo con "el grupo de epidemiólogos que está asesorando al Govern", ha explicado Aragonès, "el levantamiento del confinamiento total el 13 de abril es una medida precipitada", ya que aún hay que "consolidar la reducción del número de muertos y de contagios".

En una comparecencia telemática ante la comisión de Economía y Hacienda del Parlament, Aragonès ha señalado que esta "desescalada" en el confinamiento solo debe producirse "cuando haya una reducción sostenida de casos durante, al menos, un periodo equivalente al periodo de incubación" de la enfermedad.

Es decir, "cuando durante 14 días haya una reducción sostenida de casos, es el momento en que se puede empezar a tomar algunas medidas de desconfinamiento", ha añadido. EFE.